Acuerdo fiscal en EEUU ayuda poco a economía

El acuerdo fiscal logrado el miércoles en el Congreso estadounidense animó a los inversionistas y eliminó la amenaza de un catastrófico impago que hubiera causado otra recesión.

Sin embargo, la naturaleza temporal del acuerdo significa que una nube permanecerá sobre la perezosa economía de Estados Unidos, la cual se desaceleró aún más por el cierre parcial del gobierno.

Las batallas políticas por los impuestos y el gasto persistirán en los próximos meses. El riesgo de otro cierre en el gobierno y las dudas sobre la capacidad de endeudamiento del gobierno continúan. Las empresas y consumidores podrían gastar e invertir al mismo ritmo cauteloso desde que la crisis económica acabó oficialmente hace más de cuatro años.

El acuerdo, que se espera sea aprobado en ambas Cámaras el miércoles por la noche, permitirá al gobierno reanudar labores, pero sólo hasta el 15 de enero. El pacto permitirá a Estados Unidos seguir pagando sus deudas, pero sólo hasta el 7 de febrero.

La solución llegó tras un cierre de dos semanas y un día antes del 17 de octubre, el plazo del Departamento del Tesoro para elevar el límite de endeudamiento del país de 16,7 billones de dólares.

"La buena noticia es que evitamos llegar al techo de la deuda y todos los riesgos que eso implica", dijo Joel Prakken, cofundador de la firma de asesores Macroeconomic Advisers. "La mala noticia es que esto no ha producido ninguna claridad. Estaremos de regreso con esto nuevamente a comienzos del año".

El mercado financiero subió con las noticias. El promedio industrial Dow Jones subió 206 puntos. Los compradores de bonos festejaron e hicieron bajar el rendimiento del certificado del Tesoro con rendimiento de un mes, que se hubiera vencido más o menos cuando hubiese ocurrido un impago por parte de Estados Unidos. El rendimiento del bono a 10 años, un activo de referencia para las tasas hipotecarias y otros préstamos, también se abarató.

Por sí mismo, el cierre parcial del gobierno tendrá solo un efecto limitado en el crecimiento económico, dijeron analistas. La mayoría pronostica que el cierre mermará el crecimiento en 0,15 puntos porcentuales por semana. Pero los empleados federales recibirán sus salarios de modo retroactivo, lo que indica que mucho del consumo perdido podría recuperarse.

"La economía estadounidense esquivó una bala hoy", dijo Paul Edelstein, economista de IHS Global Insight. "Pero el alivio será de corta duración... El escenario está puesto para otro cotejo en enero".

___

Ken Sweet colaboró con este reporte desde Nueva York.

___

Chris Rugaber está en Twitter como: http://Twitter.com/ChrisRugaber