Norcorea ampliará zonas económicas especiales

En un esfuerzo para dar impulso a su vapuleada economía, Corea del Norte establecerá más zonas económicas especiales y creó un grupo para asistir a potenciales inversionistas extranjeros, dijeron el miércoles la prensa estatal y asistentes a una inusual conferencia internacional en Pyongyang.

Ri Chol Sok, vicepresidente de la recién formada Asociación de Desarrollo Económico de Corea, que es la anfitriona de la conferencia de dos días, dijo que las zonas "ya están comenzando a ser organizadas en todo el país".

La reunión empezó el miércoles con académicos y expertos de 13 países -- incluyendo Estados Unidos, Canadá, India, China, Malasia y Vietnam -- y 60 norcoreanos.

Corea del Norte es aún considerada demasiado riesgosa por muchas empresas, pero tiene la mira en la expansión de su uso de zonas económicas al menos desde junio, cuando anunció que los inversionistas extranjeros recibirían tratamiento preferencial para uso de tierra, mano de obra e impuestos.

El país asiático, uno de los más pobres en el mundo, sigue oficialmente una economía rígidamente planificada, pero las autoridades han tolerado actividades capitalistas extraoficialmente durante años. Ha experimentado con zonas económicas especiales como medio de atraer inversiones extranjeras desde los noventa.

El ejemplo más establecido es la Zona Económica Especial de Rason, en el extremo nordeste del país. Fue establecida a inicios de los noventa, pero avanzó poco hasta recientemente, cuando fue transformada en un proyecto conjunto con China. Otro proyecto de desarrollo con China, en la frontera común en Hwanggumpyong, está aún en etapas preliminares.

Norcorea tiene además una zona industrial conjunta con Corea del Sur en Kaesong, pero estuvo cerrada durante meses este año luego que los norcoreanos retirasen a sus trabajadores durante un período de altas tensiones en la península.

Las dos Coreas acordaron reabrir Kaesong, pero el área no ha regresado a operaciones plenas y las tensiones persisten. Corea del Norte canceló abruptamente reuniones el mes pasado para familias separadas por la guerra y Corea del Sur pospuso una sesión de información dirigida a presentar el complejo de Kaesong a inversionistas extranjeros.

Muchos analistas dicen que Pyongyang se toma seriamente la reapertura de Kaesong y la creación de nuevas zonas económicas especiales porque considera que eso pudiera atraer inversiones foráneas y revivir su economía, uno de los mayores objetivos expresados por el líder Kim Jong Un.

Pero persisten dudas sobre si los inversionistas extranjeros estarán dispuestos a arriesgarse a operar en Norcorea.

Aunque Pyongyang ha mostrado indicios de estar tratando de reformar su economía en el último año y medio, ha continuado manteniendo el control estatal. En lugar de "reforma" o "cambio", Corea del Norte se refiere a los cambios implementados el año pasado como "nuevos métodos de administración económica".