Hungría: Exministro acusado de crímenes de guerra

Un exministro comunista húngaro ha sido acusado de crímenes de guerra por la represión de civiles después de la revolución antisoviética de 1956, afirmó la fiscalía.

Bela Biszku asumió como ministro del Interior y miembro del Comité Ejecutivo del Partido Comunista Húngaro después de la fallida revolución de octubre de 1956, que fue reprimida por fuerzas soviéticas. El comité creó milicias para actividades represivas, que mataron a 49 personas al disparar indiscriminadamente contra multitudes en dos mítines en diciembre de 1956.

El fiscal Tibor Ibolya, de Budapest, dijo el miércoles en una declaración que las acciones de Biszku en la represión equivalieron a un crimen de guerra según la Convención de Viena, que conlleva una condena máxima de cadena perpetua.

También se acusa a Biszku de no haber iniciado juicio penal contra los miembros de la milicia que en marzo de 1957 golpearon brutalmente a tres investigadores de la Academia Húngara de Ciencias que participaron en la revolución, como también posesión ilegal de municiones.

Biszku, de 92 años, está bajo arresto domiciliario y se espera que su juicio comience en los próximos tres meses. De ser condenado, sería el único exfuncionario comunista en Hungría en ser responsabilizado por sus acciones durante el régimen apoyado por los soviéticos que gobernó el país entre fines de los años 40 y las elecciones democráticas en 1990.

Se anticipa que el juicio comenzará en el término de tres meses.