EEUU: Inicia juicio a Chevron por caso Ecuador

Un juez de Nueva York que una vez trató de frenar el cobro internacional de una indemnización por 18.000 millones de dólares derivada de un juicio efectuado en Ecuador contra la gigante energética Chevron, comenzó el martes a escuchar evidencia sobre el intento de la empresa para impedir el cobro en Estados Unidos.

En la audiencia ante el juez federal Lewis Kaplan, el defensor de Chevron, Randy Mastro, acusó al abogado Steven Donziger --representante legal de indígenas de la selva amazónica-- de ganar fraudulentamente el juico hace dos años en Ecuador. Mastro dijo que si la empresa pierde el caso "se abrirá la temporada contra las empresas estadounidenses en jurisdicciones extranjeras corruptas".

Mastro dijo que Donziger "planeó y orquestó" un esquema que involucraba múltiples actos de fraude electrónico y de correo, extorsión, soborno, manipulación de testigos y lavado de dinero.

El abogado de Donziger, Richard Friedman, retrató a Donziger como un héroe para los demandantes, que resultaron lesionados por la contaminación que dejó Texaco, la compañía petrolera predecesora de Chevron en Ecuador. Texaco operó el consorcio petrolero desde 1972 hasta 1990 en la Amazonia y se convirtió en una subsidiaria de propiedad de Chevron en 2001.

"Él estaba tratando de que una corporación multinacional rindiera cuentas por los daños ambientales a un país del tercer mundo", dijo Friedman. "Está aquí porque se las arregló para conseguir justicia para sus clientes".

Un mes después de que se emitió la sentencia ecuatoriana, Kaplan la bloqueó. La corte federal de apelaciones del 2do Circuito de Estados Unidos en Manhattan revocó su orden, al señalar que no tenía autoridad "para dictar a todo el mundo cuáles fallos tienen derecho al respeto y los tribunales de cuáles países deben ser tratados como parias internacionales".

La corte de apelaciones dijo que el juez tiene autoridad para bloquear la recaudación si los demandantes ecuatorianos toman medidas contra Chevron en Nueva York.

Chevron ha sostenido durante mucho tiempo que un acuerdo de 1998 que Texaco firmó con Ecuador después de una limpieza de 40 millones de dólares la absuelve de la responsabilidad. Afirma que la petrolera estatal de Ecuador es responsable de gran parte de la contaminación en la zona petrolera que Texaco dejó hace más de dos décadas. Los demandantes ecuatorianos dicen que la limpieza fue una farsa y no exenta a la empresa de las reclamaciones de terceros.