Policía, Congreso brasileros hablarían con Snowden

Representantes de la policía y legisladores que investigan las denuncias de espionaje estadounidense en Brasil expresaron el martes su intención de conversar con el ex analista de inteligencia Edward Snowden para conocer detalles de la vigilancia sobre los sistemas de comunicaciones del gobierno brasileño.

José Alberto Freitas, director de inteligencia de la Policía Federal de Brasil, dijo en una audiencia de una comisión investigadora del Senado que la conversación con Snowden es una prioridad y la entidad realiza gestiones para poder conversar con el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense.

"Conversar con Snowden es una prioridad para nuestra investigación, somos rehenes de esa audiencia con Snowden porque es la única forma de avanzar, él podría aportar elementos técnicos para hacer avanzar nuestro trabajo", declaró Freitas en la audiencia.

El relator de la comisión senatorial creada para investigar el espionaje, Ricardo Ferraco, anunció que el jueves tendrá una audiencia en la embajada de Rusia en Brasilia para pedir autorización de realizar una teleconferencia con Snowden. Por estar asilado, requiere el aval de Rusia para conversar con las autoridades brasileñas.

"Necesitamos ir a la fuente primaria, y esa fuente primaria es Snowden. Sin esa conversación dudo que esta comisión avance en sus investigaciones", declaró Ferraco, quien sugirió una conversación conjunta de la Policía Federal y legisladores con el analista norteamericano mediante teleconferencia.

Snowden, actualmente asilado en Rusia, divulgó documentos que revelaron la red de espionaje norteamericana que habría llegado a invadir mensajes de la presidenta Dilma Rousseff y la empresa petrolera estatal Petrobras.

Tales denuncias publicadas en medios de prensa brasileños provocaron investigaciones sobre la extensión de la red norteamericana de vigilancia, que Washington defendió como una forma de combatir el terrorismo mientras Brasil ha dicho que obedece a intereses económicos.

Las revelaciones del espionaje generaron tensiones entre Brasil y Estados Unidos, al punto que la presidenta Rousseff suspendió un viaje que tenía programado para este mes a Washington para encontrarse con su colega Barack Obama.

Tras salir de Estados Unidos, donde es buscado por la justicia por la divulgación de información confidencial, Snowden pidió asilo a Brasil, que no respondió a la solicitud, lo que en la práctica es una forma de no conceder la petición.