Paraguay: nieto de Stroessner podría ir a la ONU

El presidente Horacio Cartes estudia la designación del nieto del ex dictador Alfredo Stroessner como embajador de Paraguay ante las Naciones Unidas, lo que ha desatado las críticas de la oposición.

"El ex senador Alfredo Stroessner Domínguez me pidió que estudie su currículum para embajador en las Naciones Unidas. Estoy enviando la carpeta con sus datos personales a la cancillería para su designación eventual ", explicó Cartes en conferencia de prensa.

Eduardo Arce, del izquierdista Partido de los Trabajadores, dijo a The Associated Press que aunque el nieto de Stroessner "no es responsable de la desaparición criminal de opositores durante la dictadura (1954-1989) ni del exilio económico de más de un millón y medio de paraguayos ni de la represión.... no puede ir a las Naciones Unidas un hombre con el apellido Stroessner, sería inmoral".

Arce estuvo preso sin proceso judicial los años 1977 y 1978 en un centro de detención en la aldea Minas, en la periferia norte de Asunción.

En tanto, el activista de derechos humanos Martín Almada, relató a la AP que el ex legislador Stroessner "se hizo cargo de haciendas y residencias de su abuelo, consideradas por nosotros como bienes mal habidos y pese a nuestro esfuerzo ante la justicia ordinaria no los podemos recuperar para locales de servicio público".

El ex legislador del oficialista Partido Colorado, de 50 años, es hijo de Graciela Stroessner y el difunto empresario de medios de prensa Humberto Domínguez.

Para mantener vigente el apellido de su abuelo, el ex senador recurrió hace unos diez años al Registro Civil a modificar sus apellidos, llamándose Alfredo Stroessner Domínguez.

La AP intentó comunicarse con él por teléfono pero una asistente dijo que se encontraba de viaje en el exterior.

Rogelio Goiburú, titular de la Dirección de Reparación y Memoria Histórica de Paraguay, dijo a la AP que "Stroessner Domínguez primero debe pedir disculpas públicas por las atrocidades cometidas por su abuelo, devolver al Estado los bienes mal habidos por su abuelo e informarnos en dónde podrían estar los restos de compatriotas torturados y asesinados". Añadió que si "hace todo esto, creeremos que está arrepentido de la actuación de su abuelo y podría ir a cualquier organismo internacional".

El Ministerio de Hacienda comenzó a indemnizar desde 2004 con diferentes sumas de dinero a víctimas de Stroessner, totalizando hasta mayo pasado unos diez millones de dólares.

La Defensoría del Pueblo, por su lado, continúa procesando otros diez mil pedidos de reparación financiera presentados por personas que fueron perjudicadas por el régimen.