Derechos indígenas pendientes en Bolivia según AI

Evo Morales es el primer presidente indígena de Bolivia pero su gobierno todavía tiene pendiente el desafío de garantizar plenos derechos a los indígenas, según Amnistía Internacional.

Ese y otros reclamos fueron presentados por la organización ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que desde el lunes comenzó en Ginebra a evaluar el desempeño del Estado boliviano en la materia.

En un comunicado previo a la reunión, Amnistía dijo que reconoce los "cambios y reformas significativas" que logró Bolivia desde 1997, cuando fue examinada por última vez por el Comité, y destaca la nueva constitución de 2009 que consagra un Estado plurinacional.

No obstante, menciona el largo conflicto que afronta el gobierno con indígenas amazónicos que se oponen a una carretera que Morales proyecta construir por medio de un parque nacional en el centro del país y la "urgente necesidad de reglamentar el derecho de los pueblos nativos a la consulta previa acerca de proyectos que pueden afectarles".

"Son desafíos que Bolivia debe afrontar" sobre derechos indígenas, según la organización.

En representación del gobierno la ministra de Justicia, Cecilia Ayllón, expone en Ginebra ante el Comité los avances de Bolivia en derechos humanos.

En La Paz, la viceministra de Justicia Indígena Isabel Ortega dijo a la AP el martes que ningún gobierno anterior avanzó como en el actual en derechos indígenas. "Ahora mismo estamos trabajando en una ley que ayudará a recuperar y salvar a etnias vulnerables de la Amazonia. Hemos avanzado bastante, no se puede desconocer eso", dijo.

Según Ortega, el reglamento de consulta previa no avanzó por discrepancias entre los mismos pueblos indígenas.

Pero para el diputado indígena Bienvenido Zacu, el gobierno de Morales dividió a las "organizaciones indígenas para debilitarlas en sus reclamos y eso ha impedido avanzar".

"No creo que hayamos avanzado mucho en derechos indígenas. Se aprobaron leyes y normas pero la aplicación deja mucho que desear", comentó a la AP.

Zacu, del pueblo guarayo -una de las 36 etnias reconocidas-, dijo que el gobierno "apoya a indígenas que lo respaldan políticamente pero margina a los que piensan diferente".

Indígenas del oriente críticos del gobierno dicen que Morales privilegia a los pueblos andinos, sobre todo quechuas y aymaras, que son mayoría y más influyentes en la vida política. Morales es de origen aymara.

En el censo del año pasado sólo 42% de la población mayor de 15 años se identificó con alguno de los pueblos indígenas en comparación con el 62% de hace 11 años, lo que para algunos investigadores significaría que el orgullo indígena ha bajado.

El informe de Amnistía Internacional también dice que "preocupa la falta de administración de justicia y los pocos esfuerzos por esclarecer la verdad, buscando que los crímenes de las dictaduras pasadas no queden impunes".

Víctimas de las dictaduras mantienen un pequeño campamento frente al Ministerio de Justicia desde hace 16 meses en demanda de una indemnización aprobada por el anterior gobierno. Los afectados dicen haber sido excluidos de las listas de beneficiarios y se quejan de trámites burocráticos.

Asimismo, Amnistía llamó la atención sobre la "criminalización del aborto" y la "falta de una legislación específica sobre los derechos sexuales y reproductivos" en el país.

Se espera que el Comité de Derechos Humanos de la ONU emita recomendaciones al Estado boliviano el miércoles.