Nuevo México: pruebas de abuso en campamento

Pruebas encontradas en un campamento de Nuevo México para jóvenes con problemas corrobora las alegaciones de estudiantes de ahora y del pasado, dijo la gobernadora el lunes.

Los comentarios de la gobernadora Susana Martínez salen a la luz en momentos que defiende la manera en que el gobierno estatal manejó una investigación del Programa Juvenil Tierra Blanca High Country, en un rancho cerca de Hillsboro.

Las autoridades han declinado dar a conocer muchos detalles de las alegaciones o qué encontraron en el lugar, alegando que la investigación no ha concluido.

El diario Albuquerque Journal reportó que la investigación incluía alegaciones de que a los alumnos los golpeaban y les colocaban grilletes.

El viernes se emitió una Alerta Amber y las autoridades lanzaron una operación de búsqueda después que las autoridades encontraron el rancho vacío cuando trataron de tomar la custodia de los menores.

Pete Domenici Jr., abogado del lugar, acusó al gobierno estatal de excederse en la situación al emitir la alerta, que se emitió después que el letrado dijo que los menores estaban sanos y salvos o estaban en camino de reunirse con sus padres. Ni estaban desaparecidos ni fueron secuestrados, dijo.

Martínez se negó a disculparse por las acciones de las autoridades estatales.

"Creemos que estaban en peligro inminente debido a lo que encontramos en esos edificios", dijo de los menores, explicando que la alerta se emitió cuando las autoridades estaban verificando si los estudiantes estaban con sus padres.

La alerta se canceló el domingo después que la policía, con la ayuda de entidades oficiales en por lo menos otros tres estados, pudo verificar que los nueve menores estaban a salvo.

Scott Chandler, encargado del lugar, dijo la semana pasada que los grilletes se usaban en circunstancias extremas y que los padres lo sabían y aceptaron enviar a sus hijos a la instalación.

La policía estaba buscando a Chandler para interrogarlo. Chandler ha negado que ningún menor haya sido maltratado.

La gobernadora Martínez dijo que los investigadores necesitan entrevistar a todos los menores.