Eurozona examina opciones para crear fondo común

Los ministros de finanzas de la eurozona buscaban el lunes maneras de crear un fondo común con el fin de rescatar a los bancos en problemas, un esfuerzo para impedir que los problemas financieros en un país pongan en peligro a todo el bloque de 17 naciones.

Las conversaciones de los ministros en Luxemburgo se encuentran aún en sus etapas iniciales, debido en parte a la reticencia de Alemania y de otras naciones que han cargado con el grueso de la factura de los rescates financieros en la región.

El fondo podría contribuir a completar la prevista unión bancaria de Europa y a restaurar la confianza de los mercados, pero Berlín y otras capitales han expresado preocupación hacia el marco jurídico de la iniciativa y temen que sus contribuyentes terminen pagando la cuenta para sanear a las bancas en problemas en las economías más débiles de la región.

Jeroen Dijsselbloem, que preside las reuniones de los ministros de finanzas de los países que utilizan el euro como moneda, dijo el lunes que las conversaciones tienen como propósito avanzar en los detalles técnicos, pero sin alcanzar aún un acuerdo general.

Antes de que el fondo pueda entrar en marcha, los países europeos tienen como objetivo la instalación de una nueva autoridad bancaria con facultades para reestructurar o corregir a los bancos quebrados.

Se espera que eso ocurra una vez que el Banco Central Europeo, en su nuevo papel de supervisor de las instituciones crediticias más grandes del bloque, haya concluido a finales del año entrante el análisis de todos los balances contables para identificar posibles déficits de capital.

Por otra parte, los funcionarios también examinaron el conjunto de reformas emprendidas en países como Grecia, Irlanda, Portugal y España, que han recibido rescates multimillonarios de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional.

Grecia, a la que se han concedido créditos de emergencia por 240.000 millones de euros (325.000 millones de dólares), volvió a ser centro de preocupaciones en la reunión debido a las proyecciones de que en 2014 tendrá un déficit financiero de 6.000 millones de euros (8.100 millones de dólares), según el miembro del consejo ejecutivo del BCE, Joerg Asmussen.

"Debemos encontrar una manera para cubrir ese faltante financiero", insistió Asmussen.

___

Juergen Baetz está en Twitter como http://www.twitter.com/jbaetz