Evacuación salva a miles de ciclón en la India

La casa de Agya Amma en este pueblo costero fue derribada por el ciclón que azotó la bahía de Bengala con lluvias torrenciales y vientos superiores a 200 kilómetros por hora (131 millas), pero afortunadamente ella no estuvo ahí para presenciarlo.

El sólo hecho de que estaba viva el lunes mientras observaba el montón de paja y madera en que se convirtió su casa muestra que este fue un tipo de desastre diferente a los habituales en la India.

A diferencia de tormentas que han azotado las costas del este de la India en el pasado, el ciclón Phailin no cobró vidas humanas gracias a una evacuación masiva que movilizó hacia los albergues a cerca de un millón de residentes de una de las regiones más pobres del país.

Para el lunes sólo habían muerto 25 personas, aunque decenas de miles de casas fueron destruidas. La efectiva medida de evacuación mereció los elogios para un país que es conocido por los desastres en gran escala que causan altas cifras de víctimas mortales. En 1999, un ciclón que asoló la misma costa causó 10.000 muertes, y en junio más de 6.000 fallecieron por deslizamientos de tierra e inundaciones en otro estado de la India, Uttarakhand.

"Si nos hubiéramos quedado aquí, todos los habitantes del pueblo habríamos muerto", dijo Amma, de 55 años, quien se dedica a la pesca. "Tengo suerte de estar con vida".

Pese a que la cifra de muertes es relativamente baja, el ciclón provocó fuertes daños materiales, ya que cientos de miles de residentes de la región se encuentran en albergues luego que sus casas fueran arrasadas y los cultivos destruidos por la tormenta más poderosa en la India en más de una década.

Al menos cuatro días antes de que el ciclón llegara, la policía de los estados costeros de Orissa y Andhra Pradesh advirtió a los residentes que la tormenta venía en camino y les pidió que se trasladaran hacia los albergues del gobierno habilitados en escuelas y otros edificios de concreto.

Aunque algunos ignoraron las advertencias o se quedaron en casa cuidando sus pertenencias, muchos recordaban el ciclón de hace 14 años que dejó 10.000 muertos.

Para el viernes, un día antes de que el ciclón llegara a tierra, cientos de miles de personas habían viajado tierra adentro. Amma y otros habitantes de su pueblo, Podampetta, caminaron 1,5 kilómetros (una milla) hasta el albergue más cercano y pasaron dos noches esperando la tormenta.

El lunes, los residentes regresaron para ver los efectos del ciclón y muchos se dieron cuenta de que perdieron todo.

Las autoridades entregaron lonas a las decenas de miles que perdieron sus casas para que puedan hacer tiendas temporales, dijo el agente de la policía M.N. Rao.

"Hay centros de atención en los que se da comida a la gente, tanto en raciones secas como cocinada cuando es posible", dijo.

Las autoridades trabajaban el lunes para limpiar los caminos y restaurar las comunicaciones. Los servicios de tren también comenzaban a restablecerse.

___

Kay Johnson está en Twitter como twitter.com/kayatap