Poblado cocalero de Bolivia declara toque de queda

El alcalde de una región cocalera de Bolivia declaró el toque de queda en su pueblo para frenar una ola de delincuencia alentada en gran parte por el narcotráfico.

La medida regirá una vez que se conformen comités de seguridad de los vecinos, dijo el lunes Víctor Blanco, alcalde de Chimoré, a 320 kilómetros al este de La Paz.

"Las personas y vehículos sólo podrán circular hasta la medianoche, después regirá un toque de queda. La medida busca reducir los robos, atracos y otros ilícitos que incrementaron en los últimos meses", dijo Blanco a emisoras de su jurisdicción.

Chimoré, de unos 25.000 habitantes, es un poblado importante de la región cocalera de Chapare, donde narcotraficantes elaboran pasta base cocaína que después es refinada en otras regiones por mafias vinculadas a carteles colombianos y brasileños.

El "toque de queda civil" fue sugerido por organizaciones y sindicatos, entre ellos los cultivadores de coca, los más influyentes en la región.

El mes pasado dos presuntos ladrones fueron linchados por pobladores enardecidos cerca de Chimoré. Informes oficiales indican que 22 supuestos delincuentes fueron muertos en los cinco años pasados en ejecuciones públicas en la zona.

La delincuencia se incrementó sobre todo por el surgimiento de pandillas juveniles que trafican drogas, en particular marihuana.

El aumento de la inseguridad ciudadana en varias ciudades del país es atribuido por autoridades y expertos principalmente al narcotráfico, ante lo cual el gobierno de Evo Morales subió el presupuesto de seguridad y puso en marcha hace un año un vasto plan en varias ciudades.

La semana pasada una multitudinaria marcha de vecinos ganó las calles para reclamar seguridad y repudiar la violencia y el narcotráfico en Santa Cruz, la ciudad del oriente más poblada e insegura del país.