La normalidad elude a muchos tras Sandy en NJ

Bart Sutton batalló con su aseguradora durante un año por el costo de reconstruir su casa, dañada por las inundaciones, y entonces se dio por vencido en medio de la frustración y la demolió. Una semana después le llegó el dinero.

Simone y Ken Dannecker arreglaron su casa ellos mismos, tras decidir que no podían esperar por la ayuda de su compañía de seguros y el gobierno porque el moho amenazaba con invadir la vivienda. Ahora, cuando están por terminar las reparaciones, están al borde de la bancarrota, y todavía no pueden darse el lujo de elevar la casa que tanto lucharon por salvar.

Gigi Liaguno-Dorr necesita 2 millones de dólares para reconstruir el restaurante frente al mar, uno de los principales empleadores de la zona; tiene menos de una cuarta parte del dinero y dice que nunca se ha sentido tan indefensa.

Para estas familias de Union Beach, un enclave de clase trabajadora peligrosamente cerca de la Bahía Raritan, la recuperación total de la supertormenta Sandy es algo todavía elusivo casi un año después que el fenómeno golpeó Nueva Jersey el 29 de octubre. En la misma situación están otros miles en la costa del estado; sólo en el Condado Ocean la junta de planeación calcula que hasta el mes pasado 26.000 personas no habían podido regresar a sus casas.

Michael Drewniak, portavoz del gobernador Chris Christie, no pudo informar cuántas viviendas dañadas por la tormenta siguen desocupadas. Muchas familias viven en otras partes mientras les reparan su casa y "un gran número" de bungalós y casas pequeñas que quedaron destruidas o muy dañadas eran segundas viviendas de personas que vivían en otros lugares, dijo. La división impositiva del estado informó que más de 40.000 propiedades sufrieron un total de 4,300 millones de dólares en valor perdido por los daños de la tormenta.

La casa de Joanne Gwin en la sección Silverton de Toms River fue arrasada por la tormenta. Su seguro le pagó 101.100 dólares sobre una póliza de 250.000, y ella ha apelado la decisión, mientras vive en una vivienda alquilada un año después.

"Hoy no estamos más cerca de mudarnos a casa que el 2 de noviembre de 2012", dijo. "Estamos pagando impuestos y seguro sobre una vivienda en la que no podemos vivir. Estamos a la espera del próximo paso. Pero nadie sabe cuál es ese paso. Vamos a tener otra cena de Navidad con un arbolito artificial en un apartamento, en vez del árbol de tres metros, que siempre fue nuestra tradición. Queremos volver a casa".

No cabe duda de que se ha avanzado mucho en la recuperación de una de las peores tormentas que haya golpeado a Nueva Jersey, y la segunda más costosa en la historia del país, 65.000 millones de dólares, sólo por detrás del huracán Katrina, que dejó daños por valor de 125.000 millones de dólares.

Se han gastado decenas de millones de dólares en la reconstrucción de paseos marítimos y atracciones frente al mar cruciales para el turismo, y se han reparado miles de viviendas, con asistencia del gobierno o una combinación de seguros privados y ahorros.

Hasta el 30 de septiembre, se habían pagado 5.600 millones de dólares a las víctimas de la tormenta en Nueva jersey, incluidos 3.500 millones de dólares del Programa Nacional de Seguro de Inundación y 415 millones de dólares de la FEMA a individuos o núcleos familiares.

___

Wayne Parry está en Twitter en http://twitter.com/WayneParryAC