Casa Museo Louis Armstrong en NY cumple 10 años

Para conmemorar el décimo aniversario del Museo Louis Armstrong en la modesta casa de ladrillos donde vivió 28 años, los curadoras han revelado uno de los artefactos más poco común de la estrella del jazz: una máscara que estuvo guardada decenios.

Armstrong, conocido por documentar su carrera de formas poco comunes, se mandó a hacer una máscara bronceada en los años 1950. David Reese, curador de la Casa Museo Louis Armstrong, dijo que la máscara revela arrugas en la frente, bolsas debajo de los ojos y cicatrices en los labios por toda una vida de tocar la trompeta.

El museo no está seguro de quién hizo la máscara, pero una foto de Armstrong con ella orgullosamente en las manos junto a una pareja no identificada pudiera ofrecer algunas pistas. Armstrong debe haber estado muy satisfecho con la máscara porque hay fotos mostrándola en la casa.

La casa de dos pisos en la barriada de Corona en Queens no refleja en nada al carismático artista, cuyo estilo de improvisación le ganó la fama desde los años 1920.

La casa y los muebles, y su cocina funky de madera azul laqueada, están virtualmente idénticas a como estaban cuando Armstrong vivió allí con su esposa, Lucille, de 1943 a 1971, cuando falleció de un infarto en su habitación a los 69 años.

El hombre conocido como Satchmo pudiera haber vivido en una casa "con una piscina en forma de trompeta", pero decidió quedarse en el vecindario de clase trabajadora.

"Louis no era tratado como una celebridad aquí", dijo Michael Cogswell, director de la casa museo, que es un lugar histórico nacional y municipal. Iba a la barbería de la esquina y "hacía la fila con los otros hombres de la comunidad".

Cuando el autobús de Armstrong regresaba de una gira, los niños de la cuadra lo ayudaban a llevar la trompeta y las maletas a la casa. "Entonces Lucille preparaba tazas con helado para todo el mundo, y miraban películas el oeste en la televisión", dijo.

Después que Lucille falleció en 1983, la amplia colección de cintas grabadas en casa, fotografías, álbumes de recortes y otros materiales de Armstrong fueron donados al Queens College por la Fundación Educativa Louis Armstrong Foundation. Es la mayor colección pública dedicada a un músico del jazz en el mundo.

"La casa está congelada en el tiempo. Está llena de cosas", dijo Cogswell. "Louis era un cachivachero".

Julissa Ferreras, concejal de Queens, dijo que el museo tiene una larga historia "como pequeña meca para los amantes del jazz" y que "el espíritu y el amor de Armstrong por la música todavía es una parte importante de la comunidad".

Junto con la máscara, la muestra por el décimo aniversario del museo se centra en la gira de seis semanas de Armstrong por Sudamérica en 1957. Armstrong todavía sufría las consecuencias de la crisis de integración escolar en Arkansas unas semanas antes, y una fotografía lo muestra en un hotel de Buenos Aires desafiando al embajador de Estados Unidos, quien le había pedido que cantara el himno nacional en el concierto de esa noche.

Más de 100.000 personas han visitado el museo desde su inauguración.

Un nuevo centro de atención a visitantes y multimedios avanzado con un club de jazz de 72 asientos al otro lado de la calle debe inaugurarse en 2016. El enorme archivo se trasladará a la nueva instalación, lo que permitirá la sala de recreación de Armstrong en el sótano vuelva a su estado original.

"Queremos, a nuestra propia manera, ser como Graceland (la mansión museo de Elvis Presley en Memphis, Tennessee) en la Ciudad de Nueva York", dijo Cogswell.