Barco interceptado por Venezuela llega a Margarita

Un barco de exploración petrolera fletado por una empresa estadounidense --interceptado el jueves por la armada venezolana en aguas marítimas disputadas por Venezuela y Guyana-- arribó el domingo bajo escolta a la Isla de Margarita, en Venezuela, y sus 36 tripulantes --entre ellos cinco estadounidenses y dos británicos-- permanecen retenidos en la nave mientras se realizan las investigaciones, anunció un funcionario venezolano.

La embarcación Teknik Perdana fue detenida el 10 de octubre por el patrullero Yekuana de la armada venezolana. El Teknik Perdana realizaba un estudio sismológico para Guyana. El barco fue fletado por la empresa estadounidense Anadarko Petroleum Corporation, dedicada a la exploración de petróleo y gas y que es una de las mayores productoras y exploradoras de petróleo y gas del mundo que cotiza en bolsa.

El almirante Ángel Belisario Martínez, jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral Marítima e Insular de Venezuela, dijo el domingo que el buque de 87 metros (285 pies) de eslora fue interceptado en aguas que Venezuela asegura que forman parte de su zona económica exclusiva. Martínez dijo a la emisora local Unión Radio que el barco de bandera panameña realizaba "labores científicas no autorizadas", hecho que consideró como un "delito".

Guyana, por su parte, sostiene que el barco se encontraba en sus aguas territoriales. Ambos países han disputado durante décadas las fronteras terrestres y marítimas de una región llamada el Esequibo.

El almirante explicó que tras el arribo de la nave las autoridades venezolanas procedieron a dar atención a sus 36 tripulantes y que el caso pasó a la orden del Ministerio Público.

La tripulación del Teknik Perdana está integrada por cinco ucranianos --entre ellos el capitán Igor de Quiroz_, cinco malayos, 14 indonesios, dos británicos, cinco estadounidenses, dos rusos, un francés y dos brasileños, precisó Martínez.

El consejero de prensa y cultura de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, Gregory Adams, dijo a The Associated Press en entrevista telefónica que hasta el momento no tienen ninguna información oficial sobre los cinco estadounidenses retenidos, pero admitió que había "preocupación" por la situación.

Anadarko, con sede en Houston, informó que trabajaba con los gobiernos de Guyana y Estados Unidos para lograr la liberación de la tripulación y el navío.

La Fiscalía General de Venezuela y la cancillería no emitieron declaraciones sobre el caso y la situación de la tripulación.

La cancillería venezolana dijo el viernes en un comunicado que el Teknik Perdana y su tripulación serán sometidos a las "averiguaciones pertinentes en el marco del Derecho Internacional Marítimo y en cumplimiento del resguardo de nuestra soberanía en los espacios marítimos".

En un comunicado dirigido a Guyana, el gobierno venezolano expresó su "enérgica protesta" y preocupación por "la manera en que embarcaciones extranjeras autorizadas por el gobierno de Guyana irrumpen sin la debida autorización en el mar territorial y zona económica exclusiva de Venezuela", y solicitó una "explicación satisfactoria".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana dijo la víspera que solicitó una reunión para analizar los últimos acontecimientos, que amenazan con ahuyentar la inversión extranjera. Guyana expresó el viernes "serias preocupaciones" a Venezuela y solicitó la inmediata libertad de la embarcación y sus tripulantes.

"Está claro que la embarcación y su tripulación no solo fueron escoltados fuera de las aguas territoriales de Guyana, sino que están bajo arresto", dijo la cancillería de Guyana en un comunicado.

"Las acciones del buque de la armada venezolana son una grave amenaza a la paz en esta subregión, y el gobierno de Guyana por tanto condena enérgicamente esas acciones", dijo la cancillería guyanesa.

Venezuela anunció en marzo de 2012 que había acudido ante la Secretaría General de Naciones Unidas para ratificar la disputa territorial que mantiene desde hace más de 50 años con Guyana por Esequibo, un territorio de unos 159.500 kilómetros cuadrados que incluye también un área de plataforma marítima y que es rico en oro, bauxita, diamantes, maderas y petróleo.

La reclamación de Esequibo se encuentra en la instancia del secretario general de la ONU desde 1983, por acuerdo entre los dos países, según lo previsto en el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Las relaciones entre ambos países mejoraron en años recientes, primero con el entonces presidente Hugo Chávez y ahora con su sucesor, Nicolás Maduro, quien en su primera visita como presidente a Georgetown en agosto pasado analizó proyectos petroleros conjuntos con su homólogo de Guyana, Donald Ramotar.

Durante la visita de Maduro, Ramotar describió la disputa como una reliquia de la época colonial y se comprometió a resolver pacíficamente la cuestión de conformidad con el derecho internacional.