Regresan 4 menores de campamento en Nuevo México

Las autoridades dicen que la Alerta Amber permanecerá en vigor para cinco adolescentes cuya desaparición de denunció en una fina de Nuevo México para para jóvenes con problemas hasta que se confirme que están bien.

El sábado por la noche, cuatro de los nueve desaparecidos estaban de regreso con sus padres y sus nombres fueron eliminados de la alerta, informó la policía de Nuevo México.

Las autoridades dijeron que creen que los otros cinco están en peligro y un abogado del campamento dijo que todos están sanos y salvos con sus padres.

El viernes las autoridades realizaron un registro como parte de la investigación de abuso en el Programa Juvenil Tierra Blanca, ubicado en un complejo de 12.000 hectáreas (30.000 acres) en una región desértica a gran altura, a unos 11 kilómetros (7 millas) de Hillsboro. Las autoridades dijeron que los adolescentes, de 17 y 13 años, no estaban en el lugar en el Condado Sierra, ni tampoco el operador del programa, Scott Chandler, quien ha sido identificado como persona de interés en el caso.

La búsqueda comenzó después que el periódico Albuquerque Journal reportó la semana pasada que autoridades estatales estaban investigando alegaciones de que jovencitos eran golpeados y obligados a llevar grilletes y esposas por infracciones menores en el programa, que no tiene licencia.

Pete Domenici Jr., abogado del programa, dijo en un comunicado el viernes que los adolescentes habían participado "en una actividad programada lejos de la finca durante varios días. Están bien y ya fueron recogidos por sus padres, o están camino a recogerlos".

Domenici acusó al estado de forzar la situación al no participar en una audiencia de emergencia en una demanda que el programa presentó esta semana sobre lo que alega es una investigación mal llevada.

Sin embargo, las autoridades emitieron la Alerta Amber sobre los adolescentes minutos después que Domenici diera a conocer el comunicado.

Los operadores del programa recibieron la orden de enviar los jóvenes a sus padres o entregarlos a las autoridades después que personal del rancho fue acusado de golpear y colocar grilletes a los estudiantes.

Los operadores del rancho, Scott y Collette Chandler, niega que se haya hecho daño a los menores y presentaron la demanda, en que acusan a los investigadores a lanzar la pesquisa después de un accidente automovilístico fatal en que había varios estudiantes.

.