EEUU y Afganistán en pacto parcial de seguridad

El secretario de Estado norteamericano John Kerry y el presidente afgano Hamid Karzai llegaron a un acuerdo parcial de seguridad en Afganistán, aunque todavía no se resuelve el controversial asunto de la jurisdicción de las fuerzas estadounidenses.

Ambos funcionarios dijeron que se logró un acuerdo sobre disputas de soberanía y la forma en que la seguridad de los ciudadanos afganos será garantizada por tropas de Estados Unidos y sus aliados. Ambos temas habían provocado el estancamiento de las conversaciones el año pasado.

Karzai dijo que presentaría la cuestión de quién tiene jurisdicción sobre los crímenes cometidos por soldados de Estados Unidos en Afganistán a la asamblea consultiva de sabios tribales conocida como Loya Jirga, a la que pidió que se reúna en un mes más. Su opinión en torno a aprobar o desaprobar la petición de Estados Unidos para que sus fuerzas sean custodiadas por sus propias cortes militares será canalizada al parlamento afgano.

"Llegamos a un acuerdo sobre la soberanía nacional, para prevenir víctimas civiles, una definición de agresión y la prevención de actos unilaterales por parte de fuerzas extranjeras. Logramos acuerdos sobre eso, pero el tema de la jurisdicción de fuerzas foráneas está por encima del gobierno afgano y corresponde al pueblo de Afganistán y a la Loya Jirga", dijo Karzai.

Kerry respondió que cualquier decisión que tomen la asamblea tribal y el parlamento sería respetada, pero que no habrá acuerdo si el tema de la jurisdicción no se soluciona.

Un trato similar en Irak no pudo concretarse porque las partes no lograron ponerse de acuerdo y eso impidió que una pequeña unidad de entrenamiento y contraterrorismo se mantuviera en el país. Las tropas de Estados Unidos salieron completamente de Irak tras el colapso del trato.

La controversia por la jurisdicción se suscitó porque un soldado estadounidense, el sargento Robert Bales, mató a 16 personas en dos pueblos del sur de Afganistán el año pasado. En agosto fue sentenciado a prisión perpetua sin oportunidad de salir anticipadamente por una corte militar.

Kerry explicó que la jurisdicción no debe confundirse con inmunidad, como lo perciben muchos afganos. Dijo que Estados Unidos procesará cualquier delito y que se tienen acuerdos similares con muchos países, como Japón y Corea del Sur.

Kerry comenzó negociaciones con Karzai el sábado en la mañana, el segundo día de diálogo tras su arribo el viernes. Poco después de terminar la reunión salió hacia Europa y Estados Unidos.

Las discusiones se estancaron varias veces en las últimas semanas por la petición de Karzai de que Estados Unidos garantice protección contra potenciales intervenciones de países como Paquistán mientras su contraparte pide que después de 2014 se mantenga una pequeña fuerza responsable de operaciones de contraterrorismo y contrainsurgencia.

Estados Unidos desea un acuerdo para fin del mes, mientras que Karzai quiere garantías sobre la soberanía que han estancado negociaciones en el último año.

La situación se deterioró en la última semana tras declaraciones de un Karzai molesto, de que Estados Unidos y la OTAN están violando repetidamente la soberanía de Afganistán y causando sufrimiento a su pueblo.

Karzai se ha negado a firmar un trato, preocupado por su legado y posiblemente por resentimientos por lo que él considera intervención extranjera en las elecciones de 2009, que casi le llevaron a perder los comicios. Una vez que cumpla su segundo mandato, el 5 de abril no podrá presentarse a la reelección.

___

El periodista de The Associated Press Rahim Faiez contribuyó con este despacho