Siria: Caen morteros cerca de hotel de inspectores

Dos proyectiles de mortero cayeron el sábado cerca del hotel en Siria donde se alojan los inspectores de armas químicas y el personal de la ONU, informaron los medios estatales y un huésped.

Un niño de 8 años murió y 11 personas resultaron heridas a causa de las explosiones en el elegante barrio de Abu Roumaneh en Damasco, indicó la agencia noticiosa estatal SANA. Un proyectil cayó cerca de una escuela y el otro en un tejado, lo que causó daños en varios comercios y vehículos.

Las explosiones ocurrieron a unos 300 metros (1.000 pies) del Hotel Four Seasons, donde se alojan los inspectores de armas químicas y el personal de las Naciones Unidas. Un empleado del organismo mundial hospedado en el establecimiento dijo que al parecer el hotel no fue afectado por las dos explosiones.

Éste siguió abierto tras los estallidos, agregó el funcionario, quien habló a condición de guardar el anonimato por no estar autorizado a dialogar con los reporteros.

Según el funcionario de la ONU, la primera explosión ocurrió hacia las 11:15 de la mañana, seguida por una segunda. Un espeso humo se elevó del área y las sirenas de las ambulancias comenzaron a sonar poco después.

Los insurgentes sirios disparan rutinariamente proyectiles de mortero desde las afueras de Damasco a los barrios de la ciudad controlados por fuerzas leales al presidente Bashar Assad. La semana pasada, un ataque similar presuntamente derivó en la muerte de ocho personas.

Los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y el personal de la ONU se encuentran en Siria desde hace dos semanas a fin de destruir los arsenales de ese tipo de armamento en el país. El organismo supervisor que trabaja para eliminar las armas químicas en todo el mundo ganó el viernes el premio Nobel de la Paz, un sólido espaldarazo a su misión en Siria.

Los inspectores de la OPAQ han visitado hasta ahora tres lugares relacionados con el programa de armas químicas, aunque la agencia no dio detalles. El sábado, antes del ataque con morteros, un convoy de la ONU abandonó el Four Seasons, pero no se especificó a dónde se dirigía.

La misión de los inspectores en Siria no tiene precedentes debido a su apretado calendario -- deben completar su misión para mediados del 2014 -- y porque laboran en medio de una guerra civil.

Debe examinar más de 20 lugares, algunos de ellos cerca de un frente esparcido por todo el país.

Anteriormente esta semana, la aviación siria bombardeó dos veces el poblado insurgente de Safira, a pocos kilómetros de un gran complejo militar que al parecer contiene un centro subterráneo para la producción de armas químicas.

___

La periodista de The Associated Press Diaa Hadid contribuyó en Beirut a este despacho.

.