Vetan prohibición de fusiles en California

El gobernador de California vetó el viernes una ley que habría impuesto las restricciones más severas en Estados Unidos a la posesión de armas de fuego. El gobernador demócrata Jerry Brown alegó que la iniciativa se extralimitaba demasiado.

La ley habría prohibido la venta de la mayoría de los fusiles semiautomáticos que aceptan cargadores desmontables, parte de un paquete de restricciones aprobado por legisladores estatales en respuesta a las masacres en otros estados.

Fue el más reciente intento de la legislatura californiana para cerrar lagunas jurídicas que han permitido a los fabricantes de armas evadir limitaciones previas a los fusiles de asalto. Grupos defensores de los derechos de los portadores de armas habían amenazado con presentar demandas si se implementaba la propuesta de ley.

"No creo que la prohibición general de fusiles semiautomáticos en la propuesta de ley haya ayudado a reducir la actividad delictiva ni que haya mejorado la seguridad pública lo suficiente como para justificar esa violación de los derechos de los dueños de armas", escribió el gobernador en su mensaje de veto.

Brown hizo notar además que California ya tiene algunas de las leyes de armas y municiones más estrictas en Estados Unidos.

La propuesta de ley estaba entre 17 leyes de armas consideradas por el gobernador antes del vencimiento del plazo del domingo para firmar o vetar leyes enviadas a su despacho este mes. Brown firmó 10 y vetó siete.

El presidente interino del senado estatal, el demócrata Darrell Steinberg, que propuso las restricciones de fusiles semiautomáticos, dijo en una declaración que más de 1.100 californianos han muerto por disparos desde la masacre escolar en Newton, Connecticut, en diciembre.

"Creo que una acción enérgica era precisamente lo necesario para reducir la carnicería en nuestras comunidades y para contrarrestar acciones igualmente activas por parte de la industria de armas", dijo Steinberg.

La ley buscaba prohibir la venta de fusiles de asalto, pero Brown argumentó que habría sido aplicable también a armas de baja capacidad usadas para cacería, entrenamiento y tiro al blanco, así como a algunas armas históricas y coleccionables. Dijo además que no quería que miles de dueños legales de armas tuviesen que registrar sus armas actuales como fusiles de asalto y verse impedidos con ello de venderlas o transferir su propiedad.

El gobernador firmó una ley de la asambleísta demócrata Nancy Skinner que prohíbe herramientas que permiten a personas convertir cargadores regulares en cargadores de alta capacidad, así como un par de leyes que restringen la capacidad de enfermos mentales de poseer armas de fuego.