Venezuela: Detenido periodista de radio

Un periodista de una emisora de radio provincial fue detenido por agentes de la policía judicial venezolana pocos minutos después de quejarse en el aire acerca de cómo es posible que algunos miembros de ese cuerpo de seguridad conduzcan automóviles de lujo y usen joyas llamativas, denunció el viernes su hijo.

Víctor Hugo Donaire, de 50 años, permanece en la cárcel el viernes, un día después de que cuatro agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas o el cuerpo nacional de detectives interrumpieron su programa matutino en Radio Los Morros 89.7 FM, localizada en la ciudad de San Juan de los Morros, capital del estado central de Guárico.

Se le detuvo bajo cargos de "resistencia al arresto y maltrato a un funcionario público", dijo su hijo, Danny Donaire, vicepresidente de la estación. "Ellos alegan que lo encontraron en flagrancia, haciendo denuncias en contra de los funcionarios".

Catalogó de alarmante el arresto, afirmando que los agentes maltrataron a su paso a los empleados de la estación y confiscaron el teléfono móvil de su administrador para que no pudiera tomar fotos.

El audio del arresto fue transmitida por diversos medios de comunicación venezolanos.

"Estamos consternados y preocupados", dijo Danny Donaire. "Ellos no vinieron con ningún tipo de orden de un juez". Señaló que los abogados de su padre estaban el viernes en un tribunal local tratando de lograr su liberación.

The Associated Press llamó a las oficinas locales del Centro de Investigaciones, donde un detective dijo que todas las preguntas estaban siendo manejadas por los fiscales, que no pudieron ser contactados inmediatamente.

La policía venezolana no ha proporcionado información a los periodistas durante años.

Activistas de los derechos humanos y de libertad de prensa se quejan de que el gobierno socialista de Venezuela, liderado por el ahora fallecido presidente Hugo Chávez, en sus 14 años de mandato consolidó el control de la mayoría de los medios de comunicación del país y grupos defensores de la libertad de prensa.

Pero una detención sin orden judicial de un periodista es una anomalía, incluso en la Venezuela de hoy.