Costa Rica detiene a 4 por tráfico de órganos

Las autoridades judiciales de Costa Rica detuvieron este jueves a tres médicos y a un ciudadano griego como sospechosos de integrar una red dedicada al tráfico y trasplante ilegal de órganos humanos.

Los tres médicos detenidos laboran en el hospital Calderón Guardia en San José, un centro de salud público, y están acusados de realizar trasplantes ilegales para ciudadanos extranjeros en clínicas privadas del país. El ciudadano griego de apellido Katsigiannis es sospechoso de reclutar a potenciales "vendedores" de órganos.

Según el fiscal general, Carlos María Jiménez, Katsigiannis es dueño de una pequeña pizzería ubicada frente al hospital Calderón Guardia, y desde ahí se encargaba de buscar a personas que por su vulnerabilidad económica ofrecían sus órganos a bajos precios.

"El rol de Katsigiannis era contactar a algunas personas que llegaban a su restaurante, las reclutaba y las ponía en contacto con los médicos, sospechosos de formar parte de la organización", explicó Jiménez.

Dos de los médicos detenidos son urólogos, mientras que el otro es especialista vascular periférico. Se sospecha que los tres participaron en cirugías de trasplante de riñón, con pleno conocimiento de que los donantes estaban recibiendo dinero a cambio.

El 18 de junio, la policía detuvo por este mismo caso a un médico de apellidos Mora Palma, quien era jefe de nefrología del mismo hospital y presuntamente era el encargado de ubicar a los extranjeros receptores de los órganos comprados.

En esa ocasión también se detuvo a una funcionaria de la fuerza pública, señalada también por reclutar a posibles interesados en vender sus órganos; que junto al médico Mora, está en prisión preventiva.

Las investigaciones llevaron al allanamiento de las residencias de los sospechosos, así como sus lugares de trabajo, dos clínicas y tres laboratorios privados en la ciudad de San José.

Cada trasplante de órganos orquestado por esta red podía generar entre 80.000 y 100.000 dólares.

La policía costarricense inició esta investigación sobre tráfico de órganos en junio, luego de que una publicación del diario mexicano El Universal diera cuenta del negocio de venta de órganos por internet.