Venezuela acumula 49,4% de inflación en un año

Venezuela registró una inflación de 4,4% en septiembre y en los últimos 12 meses lleva un acumulado de 49,4%, una de las tasas más altas en más de una década, anunció el jueves el Banco Central.

El país enfrenta una galopante inflación en medio de crecientes problemas de escasez, cuyo índice cerró en septiembre en 21,2%, uno de los más altos desde que comenzó a difundirse el indicador en 2009.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en septiembre en una tasa de 4,4%, muy superior a la cifra de agosto de 3%, indicaron el banco y el Instituto Nacional de Estadísticas en un comunicado. En los primeros nueve meses del año se ha acumulado una tasa de 38,7%.

En los últimos 12 meses los precios han subido 49,4%, nivel que está 31,4 puntos porcentuales por encima del índice que se alcanzó septiembre de 2012.

Venezuela ha registrado en los últimos siete años una de las mayores tasas de inflación de la región a pesar de tener control de precios y de cambios desde 2003.

La inflación de septiembre se vio afectada por alzas en los servicios de la vivienda (9,7, servicios educativos (6,3%), bebidas alcohólicas y tabaco (6,6%), y vestido (5,7%), entre otros.

Alterno al problema de la inflación, Venezuela enfrenta dificultades de desabastecimiento de algunos productos debido a distorsiones generadas por 10 años de control de precio y de cambio.

Se ha generado desabastecimiento de productos como azúcar, harina de trigo y de maíz, leche en polvo, por una caída en la producción, el aumento de la demanda y una merma en las importaciones ocasionada por el retraso en la entrega de divisas oficiales y trabas en los puertos.

El presidente Nicolás Maduro aseguró este jueves que el gobierno dispone de suficientes divisas para atender los requerimientos de la economía, y dijo, durante una visita a la Comandancia del Ejército en la capital, que se venderá a través del mecanismo de subastas de divisas todas las semanas "un momento de por lo menos 900 millones de dólares también para complementar cualquier necesidad que en la economía pueda tener".

El anuncio se da luego de más de un mes de suspensión del sistema de subasta de divisas que generó cuestionamientos del sector empresarial que denunció que la merma en la entrega de los dólares oficiales estaba afectando la producción y que eso ocasionaría graves problemas de abastecimiento. El índice de escasez de productos subió en septiembre a 21,2%, superado el registro del mes anterior de 20%.

En este contexto, durante el primer semestre del año el aparato productivo registró un crecimiento de 1,6%, que está muy por debajo del registró del mismo período del 2012 que fue de 5,8%.

El mecanismo de subasta, conocido como el Sistema Complementario para la Adquisición de Divisas (Sicad), opera de forma paralela al sistema de adjudicaciones de dólares que mantiene la estatal Comisión de Administración de Divisas (Cavidi) desde el 2003.

El profesor de economía de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Ronald Balza, afirmó el jueves que era previsible el repunte de la inflación en septiembre debido a que aún se mantienen altas posiciones de dinero circulante en la calle, hay un marcado descenso en la producción y el bolívar ha perdido respaldo ante la caída de 24,6% que ha sufrido las reservas internacionales este año. Las reservas internacionales cerraron el 9 de octubre en 22.156 millones de dólares.

Balza dijo a la AP en entrevista telefónica que "no es posible" que pueda resolverse en el corto plazo el problema de la inflación debido a que se requiere de un recorte del gasto fiscal que el gobierno de Maduro no se ha planteado.

Agregó que los recientes anuncios sobre el aumento de las importaciones de alimentos y otros bienes, y posibles sanciones a los empresarios señalados de participar en una supuesta "guerra económica", desestimularán las inversiones y "empeorarán" la situación.

El analista indicó que la merma en los suministros de dólares oficiales ha generado fuertes presiones en el mercado paralelo que se ha convertido en el marcador de la economía. La divisa estadounidense se negocia en el mercado paralelo en más de siete veces de la tasa oficial de 6,30 bolívares por dólar.

Aunque el Banco Central de Venezuela y el gobierno calcularon para este año una meta de inflación entre 14 y 16%, algunos analistas estiman que podría cerrar por encima de 40% por efecto de las devaluaciones y los ajustes de precios de algunos alimentos básicos.

En este contexto, durante el primer semestre del año el aparato productivo registró un crecimiento de 1,6%, que está muy por debajo del registró del mismo período del 2012 que fue de 5,8%.

Venezuela cerró el año pasado con una inflación de 20,1%.