Valcke confía en la seguridad durante el Mundial

La policía brasileña podrá controlar cualquier protesta y garantizar la seguridad durante la Copa Mundial del año próximo, confió el jueves el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke.

Valcke dijo estar satisfecho con la actuación de la policía durante toda la Copa Confederaciones en junio, cuando hubo protestas violentas. Los manifestantes, que en una ocasión alcanzaron un millón, salieron a las calles todos los días, para poner en entredicho por qué Brasil estaba gastando miles de millones de dólares para organizar la Copa Mundial --y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016-- en un país con altos impuestos y servicios públicos deficientes.

Ha habido protestas semanales en Brasil desde la Copa Confederaciones, la más reciente el lunes, cuando la policía disparó balas de goma??, gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar las protestas en Río de Janeiro y Sao Paulo. Las manifestaciones fueron organizadas inicialmente por maestros en huelga.

"Lo que sucedió en la Copa Confederaciones y la forma en la que las autoridades reaccionaron fue definitivamente muy bueno y dio confianza a todos los equipos, socios comerciales y todos nosotros sobre la capacidad para controlar este tipo de situaciones", dijo Valcke en Río de Janeiro.

Valcke fue recibido por 50 manifestantes el lunes, cuando visitó un estadio en Cuiabá, en el centro-oeste de Brasil. Los manifestantes garabatearon frases de protesta en el hormigón recién vertido, a pocos metros de la cancha.

Uno de los mensajes leía: "¿Copa del Mundo? ¿Por qué?"

Otro decía: "Menos Copa, más salud y educación". Una de las pancartas de quienes desfilaron en las cercanías del estadio leía: "FIFA, vete a casa".

Valcke defendió el derecho de los brasileños a protestar, incluso durante la Copa del Mundo, pero sólo si lo hacen pacíficamente.

"¿Qué quieren que hagamos? ¿Qué quieren que diga al respecto? Es algo que está sucediendo. ¿Sucederá en la Copa del Mundo? Espero que no, pero podría suceder, puede haber manifestaciones durante la Copa Mundial", añadió.

El ministro de Deportes, Aldo Rebelo, sentado junto a Valcke, criticó a los periodistas por centrarse en lo negativo y de "casi provocar que las cosas no vayan bien".

"Estas cosas (las manifestaciones) pueden suceder", dijo Rebelo. "Sí, es posible, pero también podrían no suceder... Brasil, incluso si debe lidiar con los problemas de las manifestaciones --como pasó en junio-- puede tener una Copa del Mundo en un ambiente de paz", agregó.

Ronaldo, ex jugador de la selección brasileñas y quien ha estado viviendo en Londres desde hace varios meses, dijo que los extranjeros parecían más entusiasmados con la Copa del Mundo que los locales.

"Lo que he visto y oído en el extranjero es mucho entusiasmo de la gente", dijo. "Lo que veo en el extranjero es muy diferente de lo que veo aquí en Brasil y lo que se muestra en los medios de comunicación... Por supuesto que la población quiere otras cosas, como la educación y la seguridad, pero la gente también quiere ver la Copa del Mundo. Es un momento complicado, con gente saliendo a las calles para exigir sus derechos".