ONU insta a combatir el cólera en Haití

El Consejo de Seguridad exhortó el jueves a las Naciones Unidas a intensificar los esfuerzos para combatir el cólera en Haití y extendió el mandato de la fuerza de mantenimiento de paz cuyos soldados han sido acusados de haber desencadenado la epidemia.

El consejo adoptó unánimemente la resolución un día después que grupos promotores de los derechos humanos interpusieron una demanda contra la ONU exigiendo indemnización para miles de víctimas del cólera y el suministro de agua potable y sistemas sanitarios para la empobrecida nación caribeña.

La demanda se debe a un brote de cólera en Haití en 2010 que, según funcionarios de la salud, ha dejado más de 8.000 muertos y ha enfermado a casi 600.000. Estudios científicos demostraron que el cólera fue probablemente introducido en el país por soldados nepaleses de la ONU, cuyos desechos contaminaron el principal río haitiano. La enfermedad es endémica en Nepal.

En diciembre, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon anunció una iniciativa de 2.270 millones de dólares para erradicar el cólera en Haití y la vecina República Dominicana, que comparten la isla Hispaniola, pero el ambicioso plan a diez años no cuenta con la financiación suficiente.

Ban rechazó un reclamo de indemnización en febrero aduciendo inmunidad diplomática.

El Consejo de Seguridad instó a la ONU a seguir asistiendo los esfuerzos haitianos por erradicar el cólera, especialmente por medio de mejoras en los sistemas de agua y salubridad.

Haití ya era la nación más pobre del hemisferio occidental cuando un terremoto devastador en enero del 2010 mató hasta 300.000 personas y dejó a millones desamparados. El brote de cólera que estalló nueve meses después obstaculizó la recuperación.

La misión de la ONU, establecida en junio del 2004, fue reforzada después del sismo para ayudar en las tareas de recuperación. Después de elecciones presidenciales en 2011, la misión regresó a su mandato original enfocándose en el restablecimiento de la seguridad y la estabilidad.

La resolución adoptada el jueves extiende el mandato de la fuerza hasta el 15 de octubre del 2014 y reduce el número de soldados a 5.021 de los 6.270 actuales. Mantiene el número de policías internacionales en 2.601.