ONU quiere aplacar la violencia en Centroafricana

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó el jueves por unanimidad una resolución para ayudar a poner fin a la violencia en la República Centroafricana, que según dijo amenaza la estabilidad en la frágil región y más allá.

La resolución respalda una nueva misión de paz de la Unión Africana en ese país y demanda la aplicación inmediata de una transición política conducente a elecciones libres y equitativas en menos de 18 meses.

"Hoy es el comienzo de un futuro diferente", afirmó después de la votación el embajador de la República Centroafricana ante la ONU, Charles Armel Doubane. "Tenemos que dar una oportunidad a la paz".

Una de las naciones más empobrecidas, con largos antecedentes de caos y golpes, la República Centroafricana ha estado sumida en el caos desde que una coalición de grupos rebelde unió fuerzas para derrocar al presidente en marzo y poner a su propio líder en el mando. Desde que se adueñaron del poder, los rebeles han sido acusados por grupos promotores de los derechos humanos de cometer numerosas atrocidades, saqueos, matanzas, violaciones y conscripción de menores.

La resolución expresa la disposición del consejo a considerar "medidas adecuadas" --frase que en el lenguaje diplomático significa sanciones-- contra quienes socaven la paz, estabilidad y seguridad, impidan la transición política e inciten a la violencia.

Señala la intención del consejo de considerar opciones para apoyar la fuerza de la Unión Africana, que fue establecida en julio, y solicita al secretario general de la ONU, Ban Kimoon, someter propuestas detalladas en 30 días, incluso la posibilidad de transformarla en una operación de mantenimiento de la paz de la ONU.

El embajador francés ante la ONU, Gerard Araud, calificó la resolución de "importante primer paso" y agregó que la crisis de la República Centroafricana, aun siendo una tragedia terrible, "lamentablemente es mayormente ignorada".