Japón y la ONU revisarán niveles radiactivos

El director de la agencia nuclear de las Naciones Unidas instó el jueves a Japón a extremar esfuerzos para aquietar las preocupaciones internacionales sobre el derrame de agua contaminada en la averiada planta nuclear de Fukushima. Agregó que su agencia colaborará en la inspección de los niveles radiactivos en las aguas cercanas.

El director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, dijo a los directores de regulación nuclear japoneses que es crucial que el país comparta sus datos con la comunidad internacional sobre la seguridad de las aguas y la vida marina en Japón. Corea del Sur impuso recientemente una prohibición a la pesca en el área.

Las autoridades japonesas reconocieron en julio que la planta Dai-ichi, de Fukushima, ha derramado agua radiactiva en el Océano Pacífico desde poco después del accidente en marzo del 2011. La comunidad internacional se ha preocupado por la filtración constante de agua contaminada de los tanques de almacenamiento de la planta averiada.

"La inspección del océano es extremadamente importante, y la AIEA quisiera suministrar todo el apoyo posible", dijo Amano al director de la Autoridad de Regulación Nuclear, Shinichi Tanaka, al comienzo de las conversaciones. Los métodos de inspección y otros detalles serán discutidos cuando un equipo de expertos de la AIEA visite Japón el mes próximo, dijeron las autoridades.

Tanaka confió en que la inspección conjunta responda inquietudes de los vecinos de Japón e incluya expertos de esos países.

El mes pasado, Corea del Sur prohibió todas las importaciones de pesca de Fukushima y otras siete prefecturas (provincias) en las costas nordeste de Japón, debido a la creciente preocupación pública por el agua contaminada y la escasa información por parte de Tokio de las medidas que ha tomado.

Casi todas las empresas pesqueras en Fukushima han cerrado y la pesca de las prefecturas cercanas vendida en el mercado japonés es inspeccionada para asegurar que es segura para el consumo. Japón insiste en que la radiactividad en las muestras de la zona ha permanecido por debajo de los niveles detectables.