Corrección a despacho: AMN-GEN EEUU-VENEZUELA-DROGAS

En un despacho del 12 de septiembre acerca de una audiencia ante el Senado de Estados Unidos, The Associated Press reportó erróneamente que la producción de coca en Colombia aumentó más de 200% entre...

En un despacho del 12 de septiembre acerca de una audiencia ante el Senado de Estados Unidos, The Associated Press reportó erróneamente que la producción de coca en Colombia aumentó más de 200% entre 2013 y 2016. La producción estima de cocaína aumentó más de 200% en ese periodo, no la producción de hoja de coca.

A continuación se incluye una versión corregida de la historia:

EEUU: Narcotráfico no permite solución en Venezuela

No habrá una solución a largo plazo para la agitación política y económica de Venezuela mientras el narcotráfico siga infiltrado en las instituciones del país sudamericano, dice un importante funcionario antinarcóticos de EEUU.

WASHINGTON (AP) — No habrá una solución a largo plazo para la agitación política y económica de Venezuela mientras los cárteles del narcotráfico sigan infiltrados en las instituciones más importantes del país sudamericano, dijo el martes un funcionario antinarcóticos de Estados Unidos.

William Brownfield, secretario de Estado adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Judiciales, dijo a un comité antidrogas del Senado que los grupos de narcotraficantes en Venezuela "prácticamente han penetrado todas las instituciones relacionadas con la justicia, las agencias policiales y la seguridad".

No habrá una "solución segura, próspera y democrática a largo plazo" en ese país hasta que haya una solución a la presencia de las organizaciones del narcotráfico, agregó.

Brownfield, uno de los principales funcionarios antidrogas de Estados Unidos, hizo sus declaraciones en medio de crecientes tensiones entre el gobierno de Donald Trump y el gobierno de Venezuela. Desde que asumió la presidencia, Trump ha autorizado sanciones contra más de una veintena de funcionarios y exfuncionarios venezolanos, incluido el vicepresidente Tareck El Aissami, a quien Washington califica de cabecilla de narcotráfico.

En agosto, el Departamento de Estado impuso las primeras sanciones económicas estadounidenses de amplio alcance contra Venezuela.

Funcionarios de Estados Unidos sospechan que otros altos funcionarios del gobierno venezolano, incluido el líder del partido socialista Diosdado Cabello, también están involucrados en el tráfico de drogas.

Autoridades del ministerio de información de Venezuela no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios al respecto, aunque Aissami y Cabello han negado reiteradamente las acusaciones de narcotráfico.

Venezuela está sumida en una crisis política entre fuerzas pro y antigubernamentales que se medirán en elecciones para gobernadores en octubre. Cuatro meses de protestas casi diarias que dejaron al menos 120 muertos han llegado a su fin, al tiempo que una poderosa Asamblea Constituyente instalada en agosto apunta a los oponentes del gobierno. Mientras tanto la economía continúa en picada en medio de una inflación de tres dígitos y escasez de medicinas y comida.

"Una organización se está beneficiando de todo eso”, le dijo Brownfield al panel de legisladores y expertos del sector privado. “Las organizaciones de narcotráfico en la región”.

Brownfield habló además sobre la creciente producción de coca en la vecina Colombia, al afirmar que los funcionarios allí están concentrados en la paz con las guerrillas a expensas de la erradicación de drogas. La producción de cocaína aumentó más de 200% entre el 2013 y el 2016, de acuerdo con cálculos estadounidenses.

El gobierno colombiano firmó el año pasado un acuerdo con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que puso fin al conflicto armado más largo en Latinoamérica. Parte del acuerdo incluyó cláusulas dirigidas a combatir la producción de coca y el tráfico por medio de programas voluntarios de substitución de cosechas con campesinos que los exrebeldes ayudarían a implementar.

Previamente, funcionarios estadounidenses habían calificado a las FARC como una de las mayores organizaciones de narcotráfico en el mundo.

Brownfield dijo que el gobierno estadounidense no respalda el programa voluntario de erradicación y substitución de cosechas porque las FARC están involucradas en algunos aspectos y son consideradas aún una organización terrorista bajo varias leyes estadounidenses. Agregó que hay indicios preliminares de que el plan para que los campesinos remplacen el cultivo de coca por el cultivo de alimentos ha tenido “poco o ningún impacto en la actual tendencia de los cultivos”.

Aunque las fuerzas de seguridad de Colombia se encaminan a superar las confiscaciones de droga récord del 2016, Brownfield dice que “simplemente no están al ritmo de la explosión del cultivo de coca”.

En una reunión con funcionarios colombianos este año, Brownfield les dijo que “hemos tenemos estas conversaciones previamente y no estamos viendo los resultados que se nos dijo veríamos”.

Brownfield dijo que piensa que las FARC han asumido o creado grupos fachada de cultivadores de coca con los que el gobierno negocia los acuerdos voluntarios de erradicación de cultivos. Dijo que piensa que Estados Unidos respalda un segundo programa alternativo de desarrollo en el norte de Colombia a condición de que las FARC no estén involucradas.

"La solución a este programa es determinar cómo impedir que las FARC tengan cualquier tipo de participación, ya sea como organización de tráfico o como presunto respaldo a los esfuerzos antidrogas”, dijo.

Funcionarios colombianos se reunieron el martes con el presidente Juan Manuel Santos para informarle sobre los esfuerzos antidrogas del país. El ministro de Defensa Luis Carlos Villegas dijo que los soldados han destruido 62.000 hectáreas (153.000 acres) de cultivos de coca este año, unas tres cuartas partes del ambicioso objetivo de 100.000 hectáreas para el final del año.

Las autoridades esperan que familias campesinas se comprometan en los próximos meses a erradicar voluntariamente otras 50.000 hectáreas.

El vicepresidente Oscar Naranjo dijo que detrás de cada campo de coca están tanto las organizaciones de narcotráfico como familias que tratan de subsistir, lo que hace necesario un enfoque que incluya una erradicación forzada y substitución voluntaria.

"Eso nos da la gran oportunidad de no solamente erradicar, sino de resolver definitivamente el problema”, dijo Naranjo.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/95699/0/correccion-a-despacho-amn-gen-eeuu-venezuela-drogas/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR