El Gobierno comienza su primer cierre parcial en 17 años

El Gobierno comienza su primer cierre parcial en 17 años

  • El Ejecutivo federal se queda sin fondos para funcionar por la incapacidad de demócratas y republicanos para llegar a un acuerdo.
  • La medida fuerza a la Administración a prescindir de unos 800.000 funcionarios. 
  • Ambos partidos reanudarán las negociaciones este martes por la tarde, pero sin expectativas de éxito para solventar el primer cierre parcial en 17 años.
  • De fondo, la oposición republicana al Obamacare sanitario.

A medianoche de este martes ha entrado en vigor el cierre temporal del Gobierno de Estados Unidos, el primer cierre parcial que se produce en 17 años. El Ejecutivo federal se ha quedado sin fondos para funcionar por la incapacidad de demócratas y republicanos para llegar a un acuerdo sobre los presupuestos.

La Oficina de Presupuesto y Gestión de la Casa Blanca ya ha dado instrucciones a las agencias federales para que ejecuten "los planes para un cierre ordenado debido a la falta de fondos". Desde el Gobierno han asegurado que no afectará a los servicios públicos esenciales, pero forzará a prescindir de unos 800.000 funcionarios y podría costar más de 1.000 millones de dólares (738 millones de euros) a las arcas públicas, según la Casa Blanca.

Podría costar más de 1.000 millones de dólares"Por desgracia, el Congreso no ha cumplido con su responsabilidad. No ha sido capaz de aprobar un presupuesto y como resultado, gran parte de nuestro Gobierno debe cerrar ahora hasta que el Congreso vuelva a financiarlo", ha dicho el presidente, Barack Obama, quien ha llamado por teléfono a todos los líderes del Congreso para instarles a que limen sus diferencias.

Poco más de una hora antes de que entrase en vigor esta medida, Obama había firmado una ley que permitirá que todos los militares sigan recibiendo sus salarios durante dicho cierre.

Esta decisión asegura el pago a los militares activos, la Guardia Costera y los civiles y contratistas que les sirven directamente de apoyo en los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional. No obstante, se estima que el 50% de los 800.000 empleados civiles del Pentágono serán enviados a casa, muchos de ellos sin cobrar, mientras dure la crisis.  "Los edificios oficiales van a cerrar... la NASA cerrará casi por completo", alertó Obama.

Este es el décimo octavo cierre de la Administración pública estadounidense desde 1976. El último precedente se remonta a la presidencia de Bill Clinton. Entonces, el bloqueo presupuestario se prolongó entre el 5 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.

Más de una semana de debates

El cierre se produce tras más de una semana de debates y propuestas de ley cruzadas en ambas cámaras del Congreso, divididas ante la estrategia republicana de utilizar el debate sobre el presupuesto como pretexto para modificar la reforma sanitaria promulgada en 2010. Es el llamado Obamacare, el plan estrella de la Administración demócrata y en contra del que se posicionan los republicanos, fuerza mayoritaria en la Cámara de Representantes.

Estaba previsto que este 1 de octubre el Tesoro de Estados Unidos superara irremediablemente el límite de endeudamiento público, fijado en 16,7 billones de dólares, cayendo así en una nueva crisis de liquidez que podía llevar al cierre de la administración.

Para evitarlo era necesario que republicanos y demócratas se pusieran de acuerdo en el Congreso para ampliar ese límite hasta los 988.000 millones de dólares, garantizando así el funcionamiento del Gobierno hasta la elaboración de los nuevos presupuestos generales.

John Boehner explica la postura republicana (EFE)

La oposición republicana había elaborado un plan según el cual se comprometía a apoyar la ampliación a cambio de nuevos recortes en el gasto público, centrados en la reforma sanitaria. Con el objetivo de imponer su plan, la Cámara de Representantes aprobó el sábado un proyecto de ley para aplazar un año la aplicación de la reforma sanitaria a cambio de entregar más fondos al Ejecutivo, pero el Senado, de mayoría demócrata, lo rechazó.

La Cámara de Representantes ha dado a conocer muy claramente cuál es su posiciónA última hora del lunes, la Cámara de Representantes volvió a aprobar —por 228 votos a favor y 201 en contra— otro proyecto de ley con el mismo contenido y el Senado lo volvió a rechazar —con 54 votos en contra y 46 a favor—, haciendo casi inevitable el cierre del Gobierno.

"La Cámara de Representantes ha dado a conocer muy claramente cuál es su posición", ha declarado el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, en rueda de prensa. "Nuestra opinión es que de debemos financiar al Gobierno y que no debe mezclarse la justicia básica para todos los estadounidenses con el Obamacare", pero "el Senado sigue rechazando nuestra oferta", ha proseguido, citado por la CNN.

"De acuerdo con la Constitución, existe una forma de resolver este proceso, que es la celebración de la conferencia para tratar sobre nuestras diferencias, y espero que el Senado acepte nuestra oferta de ir a la conferencia a discutir sobre esto, a fin de que podamos resolver esto en bien del pueblo estadounidense", ha concluido.

"Un día muy triste"

"Éste es realmente un día muy triste en la historia del Congreso", ha dicho la líder demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, a los periodistas poco antes de la medianoche. La Casa Blanca ha instado de inmediato al Congreso a continuar negociando para acabar lo antes posible con la crisis:

La representante demócrata Nancy Pelosi sostiene un borrador de un acuerdo para aprobar el presupuesto (EFE)

"Urgimos al Congreso a actuar rápidamente para aprobar una resolución que proporcione fondos durante el tiempo suficiente para aprobar un presupuesto para el resto del año fiscal, y para restaurar la operación de servicios públicos críticos".

Obama advierte de que la reforma sanitaria seguirá adelanteSiguiendo este consejo, la Cámara de Representantes ha formalizado su petición de una conferencia legislativa. El Senado la discutirá a las 9.30 (15.30 en España), pero el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, ya ha adelantado que, salvo cambios imprevistos, será rechazada.

Pese a ese rechazo republicano al Obamacare y sus graves consecuencias, el presidente estadounidense ha advertido de que la reforma sanitaria seguirá adelante. "La parte importante de la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible entra en vigor mañana [este martes], no importa lo que haga el Congreso", sentenció en una comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca a pocas horas del cierre del Gobierno.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/7953/0/estados-unidos/cierre/gobierno-federal/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR