Fidel Castro inspiró a muchos en África y Latinoamérica

Líder de una pequeña nación del Caribe, Fidel Castro fue una figura muy destacada en gran parte del mundo al inspirar insurgencias quijotescas, mandar a soldados a exitosas batallas de liberación y...

Líder de una pequeña nación del Caribe, Fidel Castro fue una figura muy destacada en gran parte del mundo al inspirar insurgencias quijotescas, mandar a soldados a exitosas batallas de liberación y ayudar a definir la política de todo un continente. Su muerte ha sido recibida con duelo, honores y recriminaciones.

Sin embargo, en América Latina el gobierno cubano nunca logró exportar con éxito un sistema socialista como el suyo, aunque muchos miembros de una generación idealista murieron tratando de emularlo. Castro tuvo un éxito más duradero al nutrir a una generación posterior de líderes de izquierda que obtuvieron el poder en las urnas.

"Su éxito en exportar la revolución tuvo resultados mixtos en realidad", dijo Geoff Thale, director de programa para la Washington Office on Latin America, una organización activista. "Realmente es más el simbolismo de ese apoyo de Cuba —y de que Cuba se atreviera a ir en contra de los deseos de Estados Unidos y el mundo occidental— lo que importó".

Al lamentar la muerte de Castro, el presidente socialista de Venezuela, Nicolás Maduro, definió al difunto líder como "el libertador de nuestros pueblos del siglo XX con proyección al siglo XXI".

Pero para la oposición venezolana, Castro fue un símbolo de todo lo que no quieren para su país, que pasa graves apuros con una inflación altísima y un desabasto generalizado.

"Ha fallecido el mesianismo, ha muerto la idea misma de que dividir a un pueblo y someterlo por hambre y por miedo puede eternamente garantizar el poder a una cúpula o a un demagogo", indicó en un comunicado la coalición Mesa de la Unidad Democrática al referirse a la muerte de Castro.

Castro respaldó movimientos revolucionarios en muchas partes de Latinoamérica, pero la mayoría de ellos se desmoronaron ante la represión brutal o la apatía local.

Revolucionarios inspirados por la ideología cubana lograron llegar al poder en Nicaragua en 1979, y Humberto Ortega, exjefe del ejército sandinista que ganó la revolución ese año, le dijo a una televisora local que el apoyo de Castro a Nicaragua "fue vital para alcanzar nuestra revolución".

"Pero también nos advirtió que el modelo cubano de partido único, de economía estatizada y demás, no podía replicarse en Nicaragua, porque eran realidades distintas", recordó Ortega.

En África se le rinde tributo a Castro más como un paladín anticolonialista que como un revolucionario. Cuba envió a cientos de miles de soldados para combatir en naciones como Uganda, Namibia y Mozambique en las décadas de 1970 y 1980, algo que nunca hizo en Latinoamérica.

El gobierno cubano inspiró o ayudó a instalar regímenes de inclinación socialista tales como la República Popular de Angola, en parte como instrumento de los intereses soviéticos, pero también porque Castro creía en la causa anticolonialista, y a menudo actuaba independientemente a sus aliados del Kremlin.

Castro "fue una figura incomparable de importancia histórica trascendental que marcó su era, no solo por el papel que desempeñó en su país", dijo el presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, al citar las "inolvidables contribuciones (del líder cubano) a la defensa de la soberanía y la integridad territorial de Angola" en contra de los rebeldes vinculados a Sudáfrica.

El mandatario de Mozambique, Filipe Nyusi, agradeció a Castro por "su incomparable e inolvidable contribución al combate por la causa de independencia".

Una de las primeras cosas que hizo Nelson Mandela al salir de la cárcel en Sudáfrica fue viajar a Cuba, cuya revolución citó como una inspiración.

"El pueblo cubano tiene un lugar especial en el corazón del pueblo africano", dijo Mandela en un discurso de 1991. "Los internacionalistas cubanos han hecho una contribución a la independencia africana, libertad y justicia sin paralelo por sus principios y su carácter desinteresado".

Individuos africanos tales como la experta en prensa africana Ebba Kalondo, quien nació en Namibia, recuerdan bien a los cubanos. Su país ganó su independencia en parte porque las tropas isleñas combatieron a Sudáfrica.

"Mi país no hubiera alcanzado su independencia en el momento en que la consiguió de no ser por Cuba. Su sangre riega nuestra libertad. Gracias Fidel", escribió Kalondo en su página de Facebook.

La disposición de Castro por poner en juego la vida de cubanos causó una impresión particular entre los africanos. Alrededor de 6.500 soldados de Cuba murieron en distintas guerras de liberación en todo el continente.

En un correo electrónico, Kalondo escribió que Cuba fue el único país que luchó al lado de los africanos en sus guerras de liberación, lo que la convierte en parte de la familia africana.

"Lo único que Cuba le pidió a Namibia o Angola fue trasladar los restos de sus soldados caídos de regreso a casa", subrayó.

Miles de jóvenes idealistas en Latinoamérica murieron o fueron encarcelados en las décadas de 1960 y 1970 al pelear en dispersos y quijotescos movimientos guerrilleros inspirados en Cuba.

Posteriormente, Castro ganó amigos al ayudar a salvar vidas en lugar de sacrificarlas.

En Bolivia, donde el héroe de la revolución cubana Ernesto "Che" Guevara fue asesinado en 1967 mientras intentaba infructuosamente fomentar un alzamiento popular, Cuba es más conocida en la actualidad por sus campañas literarias rurales y sus cirugías de cataratas gratuitas que han beneficiado a 600.000 personas.

Castro también fue un férreo impulsor del activista rural Evo Morales, quien era desdeñado por los políticos estadounidenses, en los años previos a que obtuviera la presidencia de Bolivia de manera democrática.

En El Salvador, Cuba asesoró y brindó apoyo a las guerrillas de izquierda durante la guerra civil que se extendió de 1980 a 1992. Al llegar la paz, se convirtieron en un partido político que ahora tiene la presidencia. También mantienen un sistema de libre mercado, la moneda local es el dólar estadounidense y las remesas que envían los inmigrantes que trabajan en Estados Unidos son un motor muy importante de su economía.

Medardo González, líder del partido que fundaron los rebeldes salvadoreños tras los acuerdos de paz de 1992, recordó la fascinación casi obsesiva de Castro con las tácticas guerrilleras durante sus reuniones con líderes insurgentes en la década de 1980.

"Nos dedicaba horas y horas discutiendo la estrategia general y discutiendo la táctica y los elementos de táctica que nosotros íbamos a implementar", dijo Medardo.

Eduardo Sancho, líder rebelde que adoptó el seudónimo de comandante Fermán Cienfuegos, dijo que Cuba no dirigió el levantamiento, pero sí impuso la unidad entre las facciones divididas del movimiento.

Pero a los salvadoreños más jóvenes les preocupa más la ofensiva del gobierno contra las violentas pandillas callejeras, nacidas en parte como derivación de la guerra civil, cuando jóvenes salvadoreños huyeron a Estados Unidos y formaron las temidas pandillas Barrio 18 y la Mara Salvatrucha.

Castro "fue un hombre que luchó por su pueblo y tuvo el valor de enfrentarse a la potencia de Estados Unidos", dijo el salvadoreño Sebastián Pérez. "Sé que ayudó a la guerrilla y aquí lo quieren, pero también lo odian".

___

Los periodistas de The Associated Press Jorge Rueda en Caracas, Venezuela, y Mark Stevenson en la Ciudad de México contribuyeron con este despacho.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/68234/0/fidel-castro-inspiro-a-muchos-en-africa-y-latinoamerica/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR