Obama, "optimista" sobre un posible acuerdo, tras reunirse con los congresistas

  • El presidente perfila un plan alternativo en caso de que no se alcance un acuerdo.
  • "El pueblo nos está observando... se preguntan por qué todo se debe hacer en el último momento", se ha lamentado.
  • Señaló que las empresas y los consumidores no están invirtiendo debido a la incertidumbre que está creando la falta de acuerdo.

El presidente, Barack Obama, se mostró este viernes "moderadamente optimista" sobre la posiblidad de llegar a un acuerdo, según declaró en una rueda de prensa tras la reunión mantenida con los cuatro líderes del Congreso, en la que se produjeron "avances" acerca de cómo evitar el abismo fiscal antes de fin de año.

Durante la conferencia, Obama ha declarado que perfila un plan alternativo en caso de que no se alcance un acuerdo, al tiempo que se ha mostrado crítico con las dificultades durante las negociaciones: "El pueblo nos está observando... se preguntan por qué todo se debe hacer en el último momento".

El pueblo nos está observando... se preguntan por qué todo se debe hacer en el último momento Dijo que el senador Harry Reid (demócrata) y Mitch McConnell (republicano) trabajarán en las próximas 24 horas en un plan bipartidista que pueda obtener el respaldo tanto de la Cámara de Representantes como del Senado.

Si no fuera posible ese acuerdo bipartidista, Obama dijo que ha pedido a Reid, líder demócrata del Senado, que someta a votación de la Cámara Alta el plan que la Casa Blanca considera el mínimo indispensable para evitar el abismo fiscal.

Dicho plan, defendido por Obama, pretende que no suban los impuestos a la clase media, extender las prestaciones por desempleo para 2 millones de beneficiarios, y al menos sentar las bases para reducir el déficit a medio y largo plazo.

Entre tanto, el presidente se lamentó de que las empresas y los consumidores no están invirtiendo debido a la incertidumbre que está creando la falta de acuerdo.

Pelosi comentó que la negociación "está avanzando", y describió el encuentro como "constructivo"  Según la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, las conversaciones a puerta cerrada en el Despacho Oval transcurrieron de manera cordial y se dieron "avances".

De regreso al Congreso, Pelosi comentó que la negociación "está avanzando", y describió el encuentro como "constructivo".

A pocas horas del plazo

Tres días es el plazo con el que demócratas y republicanos cuentan para ponerse de acuerdo y solucionar el gran problema que amenaza la estabilidad económica: el famoso "abismo fiscal".

La presión, interna y externa, crece para forzar un pacto al que el presidente del Gobierno, Barack Obama, está dedicando esfuerzos de última hora tras interrumpir sus vacaciones en Hawaii. Este mismo viernes tiene previsto reunirse por separado en el Despacho Oval con varios líderes de ambos partidos en el Congreso, incluido el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

La Cámara, de hecho, se reunirá también de manera extraordinaria el domingo, 30 de diciembre. El objetivo es, al menos, lograr un acuerdo de mínimos —aunque habría que ponerse de acuerdo en cómo reducir el déficit en 1,2 billones de dólares a lo largo de la próxima década—, pero las posturas totalmente encontradas no lo ponen fácil. Obama pronunció hace unos días la palabra "tragedia".

Opiniones y advertencias

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, cree que aún hay tiempo de evitar una "totalmente evitable crisis económica", pero asegura que no van a "firmar un cheque en blanco para los demócratas"; por su parte, el líder de la mayoría demócrata de la Cámara Alta, Harry Reid, es más pesimista y ha acusado a los republicanos de permanecer bajo una "dictadura".

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, instó hace unas semanas a "eliminar esta incertidumbre", porque el trágico desenlace tendría "repercusiones en todo el mundo". Por su parte, el gobierno alemán se muestra confiado en que habrá un acuerdo "dentro del plazo previsto". Los mercados están nerviosos: Wall Street abrió este viernes con descensos generalizados.

La agencia de calificación crediticia Dagong Global Credit ha colocado en vigilancia negativa la nota de solvencia 'A' de EEUU ante el riesgo de que no haya acuerdo. "El conflicto político y los fallos en la gestión de la deuda nacional han devuelto la solvencia del Gobierno federal al borde del abismo", advierte la agencia china, que ya rebajó en agosto de 2011 el 'rating' estadounidense por esta cuestión.

"Gobernar es una responsabilidad compartida de ambos partidos, eso significa que cada parte tiene que ceder algo y que no se puede conseguir el 100 % de lo que uno quiere", ha dicho el presidente del Gobierno esta misma semana.

¿Qué pasará el 1 de enero?

El 1 de enero se pondrán en marcha de forma automática y al mismo tiempo recortes de gasto público y subidas de impuestos equivalentes a unos 600.000 millones de dólares.

Los recortes fueron acordados por el Congreso en el verano de 2011 como mecanismo de presión para forzar un acuerdo bipartidista, que nunca llegó, sobre la reducción del déficit presupuestario y la deuda. Serán especialmente duros en Defensa, aunque también afectarán, por ejemplo, a las prestaciones al desempleo, a la educación y al programa de salud para personas mayores Medicare.

Los impuestos, por su parte, son consecuencia del vencimiento de exenciones fiscales aprobadas durante la presidencia de George W. Bush, en 2003, y ampliadas en 2010 por Obama. Si se terminan, se calcula que las familias de clase media afrontarían un incremento promedio de unos 2.200 dólares anuales.

Para Obama, un aumento de los ingresos fiscales es un complemento esencial a nuevos recortes que permitan reducir el déficitPor eso, los demócratas quieren que caduquen esas exenciones, pero solo para los ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales, mientras que los republicanos piden que continúen para todos. Para Obama, un aumento de los ingresos fiscales es un complemento esencial a nuevos recortes que permitan reducir el déficit y poner a la deuda en el camino descendente en el largo plazo.

Sin embargo, los republicanos opinan que el déficit se puede reducir sin actuar por el lado de los ingresos fiscales, y defienden incidir en los recortes de gasto, especialmente en programas sociales que consideran inviables.

Para intentar llegar a un acuerdo, Obama aceptó subir de 250.000 a 400.000 dólares anuales el umbral de los hogares que, a su juicio, deben pagar más impuestos para que aumenten los ingresos del Estado. Los republicanos, por su lado, propusieron la subida de impuestos para aquellos hogares con ingresos anuales de más de un millón de dólares, plan que no fue aceptado por la derecha más conservadora.

Las ofertas que han hecho hasta ahora Obama y Boehner parecen coincidir en un ahorro de en torno a los 2 billones de dólares en la próxima década. Los republicanos quieren que sea mitad en ingresos y mitad en gastos, mientras que Obama opta por que el porcentaje de ingresos sea mayor que el de los recortes: en torno a 1,4 billones de ingresos y 750.000 millones en gastos.  Si no hay acuerdo final, Estados Unidos podría caer en una recesión.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/639/0/estados-unidos/abismo-fiscal/acuerdo/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR