El temido 'precipicio fiscal' podría frenar el consumo y dañar a la clase trabajadora

2,250 dólares adicionales en impuestos
Los trabajadores de clase media, como Salvador Vallejo, tendrán que pagar 2,250 dólares adicionales en impuestos si los legisladores no evitan el precipicio fiscal. (RUBÉN MORENO)
Ampliar
  • Los recortes fiscales de los últimos 12 años han llevado al tope de deuda nacional.
  • Un trabajador medio tendría que pagar 2,250 dólares adicionales en impuestos.
  • Unos 34 millones de contribuyentes pasarían de recibir reembolsos a tener que pagar al presentar su declaración.

Hace un año y medio que Alejandro Rondero y su esposa se mudaron a la casa de su hijo cuando el banco les embargó la suya. En la tienda donde repara y vende electrodomésticos de segunda mano se amontonan sus propios muebles porque no tiene dónde más ponerlos.

El poco dinero que gana con el negocio que abrió hace diez años en Bell apenas le alcanza ahora para pagar la renta de 700 dólares del local, liquidar facturas y hacer la despensa para comer.  A eso tendrá que sumar una mayor carga tributaria si los legisladores no se ponen de acuerdo para renovar el impuesto mínimo alternativo y  evitar el llamado 'precipicio fiscal' antes de que termine el año.

"El problema no es que nos suban los impuestos. El problema es cómo pagarlos", señala Alejandro. "La venta ha bajado muchísimo con la crisis. Si antes reportaba al año unos 30,000 dólares, ahora gano 14,000", agrega. "La situación está tan mal que tratas de vender un refrigerador usado por 150 dólares y el cliente no te quiere pagar más de 80 o 100 por él".

Los recortes fiscales aprobados por Bush han terminado por crear un tremendo déficit en el gasto presupuestario Como Alejandro, millones de trabajadores y dueños de negocios se preparan para tener que vivir el próximo año con menos porque la falta de acuerdo entre los políticos demócratas y los republicanos conlleva a tener que pagar más al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS).

"El 31 de diciembre se vencen los recortes fiscales aprobados por George W. Bush que sirvieron para estimular la economía después de los ataques terroristas de 2001", explica el economista Manuel Ramos, presidente de Financial  & Insurance Services.

"Pero estos recortes han terminado creando un tremendo déficit en el gasto presupuestario y como consecuencia ahora hay mucha más deuda nacional", agrega. "Estos recortes se tienen que vencer porque suponen una pérdida de ingresos para el gobierno ya que no estamos pagando las tasas que nos corresponden y así nos estamos endeudando más".

El tira y afloja entre los legisladores hace que la cuerda esté cada vez más tensa. Los republicanos, que tienen mayoría en el Congreso, apuestan por un modelo donde se  beneficie más a los ricos, todo lo contrario de lo que contemplaba la agenda demócrata que buscaba inicialmente subir los impuestos solo a la clase más acomodada.

El presidente Barack Obama ha ido cediendo terreno ante los republicanos. De su propuesta inicial para gravar más impuestos solo a quienes ganen más de 250,000 dólares al año se ha pasado a hablar de un plan donde la subida afectaría únicamente a quienes reporten 400,000 dólares y posteriormente a otro donde no estarían afectados quienes ganen menos de un millón de dólares.

A falta de varios días para que expire el plazo, de momento lo único claro es que habrá más recortes en la partida presupuestaria acompañado de más impuestos.

"El gobierno federal acordó con el Congreso hacer un recorte masivo a los rubros más grandes, que son el Medicare, el Seguro Social y Defensa", recuerda Ramos.

Tan solo estos tres apartados suponen una reducción de 600,000 millones de dólares del billón de dólares total contemplado, al mismo tiempo que el contribuyente terminaría pagando un 5% más de impuestos si no se renuevan —y no parece que así vaya a suceder— los recortes fiscales de los últimos 12 años.

"Esto va a causar desempleo, porque al tener que pagar más impuestos habrá menos dinero en el bolsillo de la gente, y como consecuencia menos consumo y menos gasto en la economía real", pronostica Ramos.

José Vázquez ya ha pasado por esa experiencia. Hace tres décadas que abrió un negocio donde se especializa en la venta de llantas y otros productos para automóviles, y que compaginaba con otra empresa en la que tenía una bodega donde empleaba a 30 personas.

Empresas sin beneficios: cierres y despidos

"Mis trabajadores tenían vacaciones pagadas, seguro médico y comisiones. Con la crisis, tuvimos que eliminarles esos beneficios para reducir gastos hasta que llegó un punto, hace dos años, en el que las cuentas no salían y tuvimos que terminar cerrando la bodega y despidiéndolos". Los 15 empleados que tiene ahora en nómina en el negocio de llantas también se han tenido que quedar sin beneficios.

Lo único claro es que habrá más recortes en la partida presupuestaria acompañado de más impuestos "El 90% de los clientes viene pidiendo la llanta más económica porque están apretados en el bolsillo", indica el dueño de Savas Tires & Wheels. "Hace 12 años vendía de 20 a 25 set de rims diarios, y ahora si vendo cuatro al mes puedo decir que me fue bien".

"Yo estoy ya cansado de tener que pagar tantos impuestos y me opongo a tener que pagar más", dice por su parte Ezzat Faltas, dueño de la panadería La Espiga Dorada en Bell, donde emplea a cinco personas de las 20 que tenía en plantilla antes de la crisis. "Ahora solo estoy ganado el 30% de lo que hacía antes".

"En lugar de que nos suban los impuestos, lo que hay que crear son más empresas en Estados Unidos para que se generen más impuestos en lugar de pagarlos quienes ya las tenemos. Pero están mandando fábricas a otros países y en 20 años estaremos todos trabajando para China".

"Para levantar la economía definitivamente hay que gastar", sostiene Carlos García, preparador de impuestos y propietario de Total Tax, quien el próximo año despedirá a dos de sus cuatro empleados. "Hemos pasado de ser un país productivo a ser un país consumidor, pero el panorama no es alentador. No se ve una luz al final del túnel".

De acuerdo con Roland Sabates, gerente de investigación del Instituto de Impuestos de H&R Block, "si los legisladores no llegan a un acuerdo antes de fin de año, 34 millones de contribuyentes van a tener que pagar impuestos por primera vez en lugar de que les devuelvan dinero".

En lugar de que nos suban los impuestos, lo que hay que crear son más empresas para generar más impuestos  "Una familia promedio que gane 85,000 mil dólares al año y tenga dos hijos en la universidad hasta ahora venía recibiendo un reembolso estimado de 1,056 dólares, pero con los cambios ahora esa familia sería la que debería dinero al IRS".

Aunque los créditos por hijos y el impuesto sobre el ingreso no se verán afectados, las deducciones que corren mayor riesgo de no quedar establecidas a tiempo son las relacionadas con gastos en educación, gastos de ventas y las primas de seguros hipotecarios. Junto a esto, quedaría eliminada la exoneración temporal del llamado payroll tax holiday, lo que supone una retención adicional del 2% a partir del primero de enero.

"Los cambios van a afectar a todas las clases, pero sobre todo impactará más en la clase media", indica Sabates. "Estamos hablando de que quienes ganen unos 40,000 dólares al año van a recibir 67 dólares menos al mes en sus cheques".

Con ese monto, Francisco Ramírez, quien lleva dos años desempleado, paga las facturas del gas, la luz y el agua. "El año que más gané fueron unos 22,000 dólares, y ya entonces me llegó una carta del IRS diciendo que tenía que pagar más de 500 dólares adicionales a lo que ya me habían quitado de la nómina", dice quien ha trabajado la mayoría del tiempo en maquiladoras de ropa.

De seguir empleado y percibiendo ese mismo sueldo, Francisco ahora tendría que pagar unos 1,100 dólares en impuestos. "Si el dinero ya no alcanza para nada, no sé de dónde sacaría para tener que pagar más impuestos".

En promedio, se estima que un contribuyente que declare ingresos por 45,000 dólares en 2012 tendrá que pagar 2,250 dólares adicionales de los que aportó el año pasado a las arcas federales. "Para la economía real esto significa que mucha gente ya no gastará tanto", indica Manuel Ramos. "Aunque para algunos puede que no suponga nada, para otros ese dinero es fundamental".

"Ha habido demasiada irresponsabilidad fiscal", añade Ramos. "El rico es más rico, el pobre es más pobre y la clase media está desapareciendo. Falta moral en esta economía y un paquete de austeridad para sanear las finanzas públicas. Estados Unidos le recomienda a Europa que se ajuste el cinturón pero luego no somos capaces de tomarnos nuestro propio remedio".

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/531/0/precipicio-fiscal/consecuencias/subida-impuestos/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR