La comunidad latina se suma al adiós en Newtown

Miles de personas, entre ellas varias de origen latino, se acercaron este lunes a la comunidad de Newtown a rendir un tributo y despedir a su manera a los 20 niños víctimas mortales del tiroteo ocurrido el viernes pasado.

Vengo a dejarles flores y velitas a los niños que ya han subido al cielo"Tengo un niño de la misma edad, y no sé cómo habría reaccionado si algo como esto le hubiera pasado a él. Todo esto es muy triste y muy desagradable. Por eso vengo a dejarles flores y velitas a los niños que ya han subido al cielo", dijo Lourdes Macancela.

Con lágrimas y la voz entrecortada, Macancela indicó que recogió a su hijo de seis años antes de su horario de salida normal, porque "todos estamos muy nerviosos".

Originaria del Estado de México, Macancela vino a Newtown desde la comunidad de Danbury, a unos 16 kilómetros, acompañada de su hijo y su esposo.

"Les explicamos al niño que a veces las personas, especialmente la juventud, no ponen atención a los padres y cometen errores que cuestan la vida de muchos inocentes, pero la verdad no tengo palabras para explicar lo que pasó", expresó Luis Macancela.

Primeros funerales

Este lunes fueron celebrados los funerales, cerrados a la prensa, de dos de las víctimas: Jack Pinto y Noah Pozner, ambos de seis años. En el curso de la semana, se llevarán a cabo los funerales de los otros 18 niños.

El pueblo es de gente rica. Muchos se mudan desde Nueva YorkNunca como desde el viernes pasado, la apacible comunidad de Newtown, de casi 30 mil habitantes, había recibido tantos visitantes ni tanta atención internacional.

"El pueblo es de gente rica, principalmente. Muchos de los habitantes se mudan de la ciudad de Nueva York -a poco más de dos horas en automóvil- para encontrar más tranquilidad y mejores escuelas", apuntó Simeon Lamour, inmigrante originario de Haití.

Lamour señaló que desde hace 23 años que llegó al estado de Connecticut, la zona se había transformado poco, conservando su tradicional atmósfera de pueblo de Nueva Inglaterra.

Recordó que nunca en su vida había visto tanto tránsito en las calles de Newtown, ni tantos periodistas.

"Que no venza el mal"

Mientras tanto, el inmigrante de Ecuador, Lucas Curillo y su esposa y las tres hijas de ambos, viajaron desde la comunidad de New Haven para presentar sus respetos a los niños víctimas de la masacre para los que el pueblo ha montado dos diferentes monumentos.

Los niños eran angelitos que no se merecieron morir asíUno, donde cientos de flores, velas, juguetes y mensajes -como "que no te venza el mal, que el mal sea vencido por el bien" han sido dispuestos en la intersección más transitada del pueblo de Newtown.

Otro monumento, compuesto por 20 árboles de Navidad, donde cada uno de los niños asesinados recibe regalos de personas llegadas de toda la Costa Este de Estados Unidos, está situado a unas dos cuadras de la escuela elemental Sandy Hook, donde ocurrió la tragedia.

"Yo tengo tres hijos y yo sé el dolor que sienten los padres, y venimos para darle un sentido pésame y para mostrarles nuestro respeto. Los niños eran angelitos que no se merecieron morir así", opinó Curillo.

Para él y para su esposa ha sido muy complicado tratar de explicar a sus hijos lo que sucedió, pese a las "cientos de preguntas" que yan intentado contestar en referencia a un evento que ellos mismos califican como "inexplicable".

La familia Curillo consideró que es "obvio" que la masacre debía iniciar de inmediato un debate sobre el control de las armas en Estados Unidos, un tema que hasta el momento no ha sido abordado ni por el presidente Barack Obama ni el Congreso.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/369/0/masacre-connecticut/despedida-latinos/newtown/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR