Atropella a un ciclista, se da a la fuga y arroja el brazo amputado de la víctima al río

Ciclistas en Sao Paulo
Vista de la Avenida Paulista, en Sao Paulo, (Brasil), ciudad donde un total de 49 ciclistas falleció en 2011, según el órgano CET, que regula el tráfico. (MAURICIO ADACHI)
  • Un nuevo atropello violento a un ciclista en Brasil, pocas horas después de que cicloactivistas reivindicaran más seguridad en las calles con una marcha nudista.
  • Alex Siwek, que conducía borracho, embistió a David Santos Souza, cuyo brazo fue amputado en el impacto y cayó al interior del vehículo.
  • Siwek no solo se dio a la fuga sin prestar socorro, sino que condujo siete kilómetros con el miembro amputado en el vehículo, que acabó arrojando al rio.
  • En febrero, en Argentina, un automovilista atropelló mortalmente a un ciclista y lo llevó 17 kilómetros en el capó de su coche.

Brasil se ha visto este domingo conmocionado por un nuevo atropello violento a un ciclista, tan solo unas pocas horas después de que decenas de activistas de la bicicleta reivindicaran más seguridad en las calles con una marcha nudista en Sao Paulo que se produjo también en otras ciudades latinoamericanas.

En la madrugada de este domingo, el universitario de 22 años Alex Siwek, que conducía borracho, embistió a David Santos Souza, un limpia cristales de 21 años que se dirigía a su trabajo.

El impacto fue tan violento que el brazo de Santos fue arrancado de su cuerpo y se introdujo en el vehículo por la luna delantera, según informan los medios locales.

Siwek no solo se dio a la fuga sin prestar socorro, sino que condujo siete kilómetros con el miembro amputado en el vehículo, que acabó arrojando al rio.

El estudiante de psicología ha sido detenido y enfrenta cargos por cuatro delitos: intento de homicidio, fuga del lugar del accidente, embriaguez al volante e intento de fraude procesal, al haber arrojado el brazo de la víctima, hecho que negó en un primer momento.

El equipo médico que atendió a Santos lamenta que al no disponer del brazo amputado, este no podrá ser reimplantado.

Según testigos, Siwek, que se negó a realizar la prueba de alcoholemia, conducía en zigzag momentos antes del accidente, entrando y saliendo del área reservada para bicicletas y cruzándose en el camino de al menos otro vehículo.

Velocidad y alcohol

"Parecía estar jugando", ha afirmado el agente Luiz Francisco Cegantin, que añadió que el impacto se produjo en la Avenida Paulista, en un momento en el que el ayuntamiento ya había empezado a colocar la señalización del carril exclusivo para bicicletas que se instala todos los domingos en la principal arteria de la ciudad.

Aunque Siwek se presentó voluntariamente en la comisaría, este hecho "no le traerá ningún beneficio", según el agente.

Los testigos relataron que el universitario conducía a gran velocidad, cruzándose en la trayectoria de otros vehículos al volante de un Honda Fit y tras aparentemente haber ingerido bebidas alcohólicas.

Según los medios locales, Siwek llegó "trastornado" a la comisaría donde confesó lo ocurrido alrededor de una hora después del accidente.

"Deténganme, atropellé a una persona", dijo a los agentes. Incluso llegó a acompañarlos en su búsqueda del miembro amputado, hasta que acabó confesando que lo había arrojado al rio.

La víctima fue socorrida y se recupera de una operación en el hospital Clínicas de Sao Paulo, donde su condición es "estable". Según ha relatado su madre, es consciente de que ha perdido el brazo y está "muy asustado".

La defensa de Siwek alega que éste no prestó socorro por miedo a ser agredido.

"Accidentes" similares

En marzo de 2012, el hijo del multimillonario Eike Batista atropelló y mató a un hombre en una zona humilde de Río de Janeiro, cuando la víctima se dirigía a su trabajo por el arcén de la autopista con su bicicleta. El joven sobrepasaba en mucho el límite de velocidad y conducía un coche de lujo. Sin embargo, el informe pericial que aseguraba que Thor Batista conducía a 135 kilómetros por hora fue desestimado en febrero de este año, según la cadena Globo.

También el pasado mes de febrero, en Argentina, un automovilista atropelló mortalmente a un ciclista y lo llevó 17 kilómetros en el capó de su coche.

El joven conductor es el hijo del famoso periodista Eduardo Aliverti, quien se declaró devastado por el suceso. La víctima fue Reinaldo Rodas, un vigilante privado de 53 años que se dirigía a su trabajo un domingo por la mañana.

En las ciudades latinoamericanas, buena parte de la gente de escasos recursos no tiene acceso a otro medio de locomoción que no sea la bicicleta. Ante la escasez de vías apropiadas para la circulación de estos vehículos y de controles de alcoholemia y velocidad (que se vienen incrementando en los últimos años) este tipo de accidentes mortales no es infrecuente: una cincuentena de ciclistas murió en 2011 solo en la ciudad de Sao Paulo.

cargando

Twittea en la noticia

#Brasil #Ciclistas #SaoPaulo