El gobierno de George W. Bush permitió a la CIA torturar a los sospechosos de terrorismo

El gobierno de George W. Bush permitió a la CIA torturar a los sospechosos de terrorismo

CIA
Logotipo de la CIA, la central de inteligencia de los EE UU. (ARCHIVO)
Ampliar
  • Miembros de su equipo de seguridad dieron a la agencia permiso de emplear las duras tácticas contra un facilitador de al-Qaeda.
  • Los interrogatorios brutales duraron semanas y se realizaron en un sitio secreto de Rumania.
  • Sujetaron al hombre a posiciones de sumisión y lo privaron del sueño.
  • Los interrogadores concluyeron que no era el terrorista a quien buscaban.

En julio de 2004, a pesar de crecientes preocupaciones internas respecto a los brutales métodos de interrogatorio de la CIA, miembros de alto rango del equipo de seguridad nacional del presidente George W. Bush dieron a la agencia permiso de emplear las duras tácticas contra un facilitador de al-Qaeda que la agencia sospechaba estaba vinculado a una confabulación para desestabilizar la elección presidencial que estaba próxima.

El prisionero, Janat Gul, suplicó que lo mataran Después de semanas de tortura que incluyó estar sujeto a posiciones de sumisión por largo tiempo y privación del sueño en un sitio secreto en Rumania, el prisionero, Janat Gul, suplicó que lo mataran. Pero negó con determinación tener conocimiento de alguna confabulación, muestran registros de la CIA, lo que llevó a los interrogadores a llegar a la conclusión de que no era el terrorista aguerrido que pensaban y que el informante que lo señaló mintió.

No obstante, no existe evidencia de que la CIA haya transmitido esa información a la Casa Banca y al Departamento de Justicia, instituciones que continuaron citando el caso como una justificación jurídica para el uso de las técnicas brutales.

En correspondencia y testimonios subsecuentes, la agencia calificó el interrogatorio a Gul como una historia exitosa con la argumentación de que ayudó a exponer a la fuente original como un embustero.

El caso Gul es un ejemplo de lo que la investigación del Senado retrata como una relación disfuncional entre la Casa Blanca de Bush y la CIA respecto al programa de interrogatorio brutal. La Casa Blanca no presionó demasiado por información, y la agencia retuvo detalles sobre la brutalidad de las técnicas, exagerando al mismo tiempo su supuesta efectividad, muestra el reporte.

En una entrevista con The Associated Press, Alberto Gonzales, ex secretario de Justicia quien era asesor de la Casa Blanca cuando fueron aprobados los interrogatorios brutales de la CIA, dijo que no era responsabilidad de la Casa Blanca manejar el programa. Gonzales fue el único exfuncionario de alto rango del gobierno de Bush que accedió a hablar oficialmente sobre el asunto.

Una vez que abogados del poder ejecutivo declararon que era legal que la CIA utilizara métodos duros contra prisioneros de al-Qaeda en instalaciones secretas, dependió de la agencia de espionaje supervisar la mecánica, el castigo brutal, y mantener informado al gobierno, dijo Gonzales. Así que los funcionarios de Bush no pueden ser culpados si funcionarios de la CIA realizaron cosas que no estaban autorizadas, o no informaron adecuadamente a funcionarios de la Casa Blanca, como asevera el reporte, agregó.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/19239/0/gobierno-george-w-bush/permitio-cia/torturar-sospechosos-terrorismo/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR