Un Starbucks en el que está prohibido pedir el nombre: sus clientes son agentes de la CIA

Un Starbucks en el que está prohibido pedir el nombre: sus clientes son agentes de la CIA

Starbucks
Imagen del logo de Starbucks en una de las tiendas de la compañía. (ARCHIVO)
Ampliar
  • Los baristas no pueden revelar a su familia y amigos dónde trabajan.
  • Quienes se suman al equipo de trabajo son entrenados sobre riesgos de seguridad.
  • Durante el día, los más vendidos son el latte de vainilla y el panqué de limón.

Fuera de lo tradicional, hay una sucursal de Starbucks, quizá la única en el mundo, donde está prohibido solicitar el nombre a los clientes, para escribirlo en sus vasos. Quienes laboran ahí, tienen prohibido revelar detalles de su sitio de trabajo a sus familiares y amigos. 

Se trata nada menos que la sucursal que se encuentra al interior de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Langley, Virginia, mismo que en los recibos de compra aparece como "La Tienda Número 1" y que otros conocen como el "Starbucks clandestino", según publica The Washington Post.

"La leyenda urbana dice que el Starbucks de la CIA es el más activo en el mundoAunque en un inicio se intentó, los agentes encubiertos se veían visiblemente incómodos al dar incluso cuaqluier alias, según cuenta el supervisor de alimentos de la agencia, quien pide mantener su identidad en el anonimato por razones de seguridad.

No es sencillo entrar a trabajar aquí. Quienes lo desean, deben pasar por una serie de rigurosas entrevistas y revisión de antecedentes. Además, cada vez que se retiran de su área de trabajo, son escoltados hasta la salida por personal de seguridad de la agencia.

¿Qué es lo que más consumen los agentes de la CIA?

Aquí no se utilizan las tarjetas de recompensas para clientes frecuentes, por el riesgo de que los datos almacenados podrían en manos equivocadas y se revelaría la identidad de los agentes secretos, aunque también hay usuarios que son economistas, ingenieros, geógrafos y cartógrafos, que trabajan en la recolección de información clasificada y operaciones encubiertas.

Considerado uno de los Starbucks más activo del país, por su alto consumo de cafeína, la espera para llegar hasta la caja puede ser larga, sobre todo en la mañana y a media tarde. Fuera de eso, luce como cualquier otro Starbucks, con sillas y mesas de madera, así como pasteles, galletas y otros apertivos en los estantes.

Los baristas ya se acostumbraron a que los clientes hablen en decenas de idiomas, desde alemán hasta árabe, además de que ahí se desarrollen entrevistas de trabajo para los agentes que desean cambiar de puesto dentro de la CIA.  "El café va bien con esas conversaciones", dice un funcionario.

Según un oficial que pide omitir su nombre, ahí se contrató al miembro clave en la misión para encontrar a Osama Bin Laden. Es también un punto de encuentro para socializar, como aquella mujer que en la fila se encontró a viejos amigos de la preparatoria y la universidad, que desconocía que trabajaban ahí. "Trabajar en la agencia no es algo que publicas en Facebook", aclara.

¿Qué es lo que más se consume? Durante el día, el latte de vainilla y el panqué de limón, pero durante la noche, son muy solicitados los expressos dobles y los frapuchinos azucarados.

"La leyenda urbana dice que el Starbucks de la CIA es el más activo en el mundo, y para mí eso tiene mucho sentido. Se trata de una población que tiene que estar alerta y pasar horas estudiando documentos detenidamente. Si pierden una palabra, la gente puede morir", comenta Vince Houghton, un experto en inteligencia y curador en el Museo Internacional del Espía.

Aquí laboran nueve baristas que permanentemente son entrenados sobre riesgos de seguridad. Si alguien de su entorno les hace demasiadas preguntas sobre su trabajo, tienen la obligación de informarlo, dice el gerente.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com/noticia/16826/0/starbucks-cafe/funcionarios-identidad/cia-clientes-espias/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR